Nacional

“Diputados también son culpables de narcoliberaciones”


Lesber Quintero

Un jurista que prefirió el anonimato aseguró que los diputados también son responsables de las múltiples narcoliberaciones que constantemente se desencadenan por diversos puntos del país, “ya que en la mayoría de los casos las liberaciones se originan en los grandes beneficios que brinda a reos el nuevo Código Penal, que para mí es un libro que facilita la impunidad, sobre todo con reos de mayor capacidad adquisitiva, y esa ley ellos (los diputados) la aprobaron”, comentó.
Dicho Código Penal --también conocido como Ley 641-- entró en vigor el seis de julio de 2008, y entre esos beneficios que ahora perciben los reos está la abolición de la Ley Especial 285, que en su artículo 78, “prohibía la amnistía, indulto, libertad condicional y suspensión de la pena a personas condenadas por narcotráfico”. Agregó que era imposible que alguien vinculado a la narcoactividad quedara libre.
Explicó que esa barrera que significaba la Ley 285 para los procesados por droga, los legisladores la saltaron utilizando como garrocha el artículo 566 del nuevo Código, que reemplazó al Código Penal de 1974, y, por ende, los reos sentenciados por droga ya pueden gozar de estos beneficios.
El nuevo Código, aprobado por los legisladores, también presenta como otra de las principales puertas de salida de los sistemas penitenciarios, el artículo 87, en el que se refiere que a las suspensiones de pena pueden optar reos condenados a penas no mayores de cinco años, “cuando esto en el Código Penal de 1974, era para reos con penas menores a tres años, y cuando se trataba de delitos menos graves como hurtos, robo y lesiones”.
Agregó que ahora hasta personas condenadas por narcotráfico u otras actividades ilícitas --como el lavado de dinero-- pueden optar a la suspensión de la pena, “ya que con las puertas que ofrece el nuevo Código, al reo le resulta aceptar los delitos para optar a penas mínimas, y solicitar ese beneficio de la suspensión de la pena”.
“El colmo de los diputados es que en el artículo 88 dejan claro que hasta los reos que han tenido antecedentes penales pueden optar a la suspensión de la pena, lo cual en el CP era inadmisible”.
Otras “rutas de escape” del Código Penal, están en el artículo 95, y los beneficiados en este caso son extranjeros, ya que se refiere a la expulsión. En dicho artículo se detalla que a los extranjeros con entrada o permanencia ilegal en el país, y condenados a penas inferiores a cinco años, se les puede sustituir la pena por la expulsión del país, y se establece que hasta podrán regresar a Nicaragua después de un período no menor al doble de la pena impuesta.

Los que optan a la impunidad
El jurista señaló que delitos graves ahora aparecen con penas mínimas de hasta dos años de cárcel. Como ejemplo mostró el artículo 352 que se refiere al trasporte ilegal de estupefacientes psicotrópicos y otras sustancias controladas, que establece una pena de cinco a quince años.
“En este caso, si el procesado admite la acusación, puede optar a la suspensión de la pena, y sólo tiene que demostrar que no es peligroso para la sociedad y tener buena conducta”, dijo.
A esta oportunidad pueden recurrir reos procesados por producción, tenencia o tráfico ilícito de precursores, a los que se hace referencia en el artículo 350, cuya pena oscila entre cinco y diez años, por lo que al ser condenados con la pena mínima tienen ese “galillo” para recobrar su libertad.
Esto mismo aplica para los acusados por el delito de traslado de estupefacientes psicotrópicos y otras sustancias controladas, para el cual se establece una pena de dos a ocho años, por lo que ahora, quienes sean capturados con sus paquetitos de cocaína adheridos a sus cuerpos pueden salir en tiempo record, comentó.
Al final, señaló que los vacíos del Código Penal son una verdadera ruta de escape de reos sentenciados por diversos delitos, pero según sus palabras, el que tenga más dinero tiene más opciones de salir, por la corrupción que asegura reina en el país.