Nacional

La crisis económica en el mundo de los súper ricos

* Sin embargo, el magnate duerme tranquilo, porque le quedan unos 40 mil millones de dólares en sus cuentas

Nueva York / EL PAÍS    

En el mundo de los súper ricos hay un gran perdedor: Warren Buffett. La mayor crisis en las últimas siete décadas no perdona, y es capaz de vaciar los inmensos bolsillos del más exitoso entre los inversores. La fortuna del conocido como el oráculo de Omaha cayó 6,878 millones de euros (10,000 millones de dólares). Duerme tranquilo, porque aún le quedan 27,500 millones de euros (unos 40 mil millones de dólares).
Con el dinero que perdió Buffett en un año, los neoyorquinos podrían coger 500 veces el metro. Son las cosas de ser el segundo hombre más rico de Estados Unidos. La lista de las 400 mayores fortunas del país, según Forbes, está ahora encabezada por su amigo y compañero de bridge Bill Gates, con 34,400 millones de euros (más de 50 mil millones de dólares). El fundador de Microsoft también perdió, unos 4,800 millones de euros (casi 7 mil millones de dólares).
Comparando los números de estos dos titanes, la riqueza de Buffett se redujo en 12 meses a un ritmo de 12,600 euros al minuto (18 mil 400 dólares), mientras que Gates perdía 9,150 euros (unos 13,300 dólares).
No están solos. Y es que en el exclusivo club de los multimillonarios no están para celebraciones. La fortuna combinada de la elite estadounidense cayó en unos 206,000 millones, hasta los 873,500 millones.
La lista de los 10 más ricos la integran el fundador de Oracle, Larry Elliason (18,570 millones); los herederos del imperio Walmart, Christy, Jim y Robson Walton (44,000 millones combinados); el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg (12,000 millones), y los hermanos Charles y David Koch (11,000 millones), del sector de la energía.
Los integrantes del top ten perdieron 22,600 millones, lo que les hace un 14 por ciento más pobres o menos ricos. Forbes explica que es la quinta vez que sucede algo similar desde que publican el listado (1982).
El motivo, el fuerte varapalo que sufrieron sus activos financieros e inmobiliarios. En otros casos, la culpa es de un divorcio, como Omid Kordestani. El precio de entrada al club de Forbes bajó a los 653 millones, un tercio menos que hace un año.
Aunque las crisis también son una fuente de oportunidades para los que tienen ojo para los negocios: Andrew Beal triplicó su fortuna hasta los 3,100 millones al comprar activos financieros cuando su precio estaba por los suelos.