Nacional

Escasean medicinas para pacientes con VIH-Sida

* La situación es tan crítica, que en Chinandega a los adultos se le estaba dando tratamiento para niños y en Managua se hacía lo contrario

Amparo Aguilera

En los últimos tres meses, de acuerdo con Arely Cano, representante de ICW Nicaragua, los pacientes con VIH-Sida en el país no siempre cuentan con medicinas para tratar su enfermedad.
El problema de desabastecimiento se registra en zonas como Masaya, Managua y Chinandega, principalmente.
En este último sitio se conoció, incluso, de acuerdo con Cano, que a los adultos con VIH se les estaba dando tratamiento para niños, y en Managua, a los niños se les estaba dando medicamentos de adultos. “Éstos son problemas serios… eso es inaceptable”, insistió Cano.
A inicios de la semana, el secretario general del Minsa y presidente de Conisida, Enrique Beteta, admitió que habían tenido problemas con el suministro de retrovirales en los últimos días del mes.
Dijo entonces que ya había solucionando el problema de desabastecimiento de estos fármacos, porque fueron embarcados desde Venezuela 350 kilos de tratamientos para las personas con VIH, y para tratar sus infecciones oportunamente.
Añadió, además, que estaban asegurando un trueque de tratamientos con el Ministerio de Salud de El Salvador, para garantizar el tratamiento completo, entre otras cosas.
Sin embargo, Cano insistió ayer en que “no es la primera vez que enfrentan la situación del desabastecimiento, los que dan las palabras de alerta (ante la falta de medicinas) somos nosotros... se nos hace difícil que cada vez que haya un problema tengamos que ir a demandar a las instancias o hacerlo públicamente, para que haya un respuesta más efectiva”, indicó ayer en una conferencia de prensa.
“Lamentablemente” --agregó-- reaccionan cuando no hay medicamentos, y comienzan a decir que vienen tantos medicamentos, pero la solución no es esa. La solución es que haya acciones tempranas y evitar que las personas se queden sin el tratamiento, aunque hay voluntad, no funciona… falta una planificación temprana”.
Cano advirtió que cuando un enfermo con VIH-Sida deja de tomar las medicinas, esto puede provocar resistencia, “y esto significa que la persona puede desmejorar su calidad de vida y hasta puede suceder que la persona… vaya en decadencia”, alertó.