Nacional

Trabajadores se toman astillero

* Exigen pago de liquidación y expulsión de empresario camaronero gringo

Heberto Jarquín

Bluefields / RAAS

La mañana de ayer martes, unos 50 empleados de la empresa camaronera Gulf King’s, ubicada en el puerto caribeño de El Bluff, se tomaron las instalaciones del astillero Sea Service en demanda del pago de más de 80 mil dólares en concepto de salarios retrasados y liquidación, por el colapso de ese consorcio.
El dirigente de los obreros, Ernesto Díaz Castillo, explicó que los trabajadores ya no soportan las maniobras evasivas de Rodney Heardon, un estadounidense a quien los trabajadores señalan de haberse enriquecido a costa de la explotación inmisericorde de mariscos sin dejar ningún beneficio a los lugareños.
La divulgadora policial Lorena Rosales admitió que la toma del astillero fue pacífica y que no se han producido disturbios, por lo que no ha sido necesario el uso de la fuerza pública.
El asesor del gremio de marineros y capitanes de barco, René Bonilla, declaró al noticiero “Tras la Noticia”, de Radio La Costeñísima, que Heardon mandó a descansar a 39 trabajadores por tres meses sin goce de salario, e inmediatamente otros 20 renunciaron porque saben que el empresario está maniobrando para dejar sin empleo a su personal sin liquidarlo.
“Ellos (trabajadores) recurrieron al Ministerio del Trabajo, pero ahí agotaron su gestión, y un juicio laboral puede llevar hasta un año, por eso piden al gobierno que incida para que Heardon cumpla con sus obligaciones y se vaya del país”, señaló Bonilla.
Lorena Rosales dijo que la Policía maneja que Heardon ya pagó 11 mil dólares, pero los obreros quieren los 81 mil que supuestamente les debe el empleador. Sin embargo, esta cifra es muy superior, si se toma en cuenta la insolvencia de Gulf King’s en el pago de impuestos y en la entrega de la cotización de los trabajadores al Seguro Social, indicó un empleado que solicitó anonimato.
EL NUEVODIARIO quiso conocer la versión de Rodney Heardon, pero él se encuentra fuera de la RAAS.