Nacional

Hambre Cero debe abrirse a mercado y despartidizarse


José Adán Silva

La Embajada de los Países Bajos estimó que la implementación del programa social Hambre Cero es positivo en su concepto de combatir la pobreza en el campo, y consideró que debe haber cambios en la manera de ejecutar los fondos: con más participación de agentes civiles y menos criterio partidario.
Hans Wessels, jefe de cooperación de la Embajada de Holanda, explicó a solicitud de EL NUEVO DIARIO el motivo por el cual los Países Bajos contrataron a un consultor externo para elaborar el Informe Evaluativo Programa Productivo Alimentario (PPA) Hambre Cero 2007-2008, tomando en cuenta que dichos países europeos no financian el citado proyecto gubernamental.
De acuerdo con el funcionario diplomático, el informe se redactó a finales de 2008 con el fin de analizar el posible apoyo presupuestario de Holanda al proyecto Hambre Cero.

Mirada propositiva
“Nosotros pensamos que el programa de Hambre Cero, que no conocemos muy bien en su contenido, pero cuya idea es muy atractiva, está focalizado a grupos muy pobres para llegar a los Objetivos del Milenio”, dijo vía telefónica.
“Nosotros hemos pensado que tal vez vale la pena participar en el futuro con el programa”, explicó Wessels.
“Por eso hemos contratado un consultor, para hacer una investigación, un estudio, hacer visita de campo, y hablar con muchos institutos alrededor de este plan, para saber cómo es la situación, si funciona, si es un programa efectivo, y si no tiene una influencia política”, dijo Wessels.
El consultor contratado fue el investigador internacional Paul Kester, quien en febrero de 2009 entregó el informe a la sede diplomática.

“Los hallazgos”
En dicho documento se valora positivamente las intenciones y acciones por capitalizar a las familias más pobres, pero también se destaca una incidencia político-partidaria en el manejo del proyecto, falta de controles y seguimiento al cumplimiento de metas, y falta de transparencia en el manejo de los fondos provenientes de algunas fuentes de financiamiento, así como desorganización en la adquisición de bienes.
“El resultado del proyecto es el documento, y lo hemos presentado al Grupo Donante, incluyendo a bancos”, expresó Wessels, explicando además que como norma de responsabilidad, la embajada advirtió que el contenido del estudio era responsabilidad del autor, porque siempre la responsabilidad es del consultor”.
Los resultados sirvieron a la Embajada de Holanda para analizar la ayuda a Nicaragua por esa vía del programa.
“La conclusión es como ustedes han dicho en el artículo, que son conclusiones positivas, pero con algunas interrogantes, pero de todas maneras estamos pensando que todavía el programa es interesante como concepto”, señaló.

Participación amplia
“Y por eso hemos hablado que se puede mejorar el programa para incluir a cooperativas, Organizaciones No Gubernamentales y también al sector privado, para puntualizar un sistema de mercado”, precisó, detallando que ha establecido contactos con el Banco Interamericano de Desarrollo.
“Tal vez para participar en el programa de ellos, porque ellos tienen un préstamo de 20 millones de euros, en dos partes del país, y queremos hacer con el gobierno este programa, pero un poco diferente, un poco más del sistema de mercado, menos controlado por el gobierno y más de esta manera”, señaló el diplomático europeo.
“Estaba hablando con el BID de esto y hemos dicho que este año no podemos, pero consideramos participar en este programa en 2010 con ellos”, anunció Wessels, explicando que para ello analizan establecer algunas variantes para hacer más efectivo el programa.

Sin control político
“Con otro tipo de control, porque el programa BID también piensa que el programa como está ahora no es muy efectivo, y queremos un programa que sea mucho más efectivo, y esto puede ser con el programa del BID y con un poco de insumos de nosotros también”.
Holanda es miembro del Grupo de Apoyo Presupuestario que a raíz de las cuestionadas elecciones municipales del 9 de noviembre de 2008 congeló el desembolso de unos 93 millones de dólares.
El Grupo está integrado, además, por Alemania, Dinamarca, Finlandia, Noruega, Suecia, Suiza, Reino Unido, Japón, la Unión Europea (UE) y organismos multilaterales.