Nacional

FSLN se “prepea” control de la CSJ

* Se adelantan a posibilidad que Alemán no se atreva a ratificar el pacto y exija magistrados idóneos para 2010 o parálisis de la Corte * Proyecto incorpora el término de “magistrados en funciones” como punto de partida para tomar decisiones * En reforma introducida por Edwin Castro hasta se inventa el término de magistrados suplentes, que no existen ni en la Constitución ni en la ley

El partido gobernante pretende mantener el control de la Corte Suprema de Justicia, mediante una reforma a la Ley Orgánica del Poder Judicial, en la que propone reducir la cantidad (quórum) de magistrados para reunión de Corte Plena, así como el número de magistrados requeridos para emitir una resolución judicial, en previsión a que en abril de 2010 la Corte quede desmantelada si el PLC no ratifica el pacto y propone: idóneos o nada.
En siete meses, el 11 de abril de 2010, vence el período a los magistrados Rafael Solís Cerda y Armengol Cuadra López, por el FSLN; además a Dámicis Sirias Vargas y Guillermo Selva Argüello (q.e.p.d.), por el Partido Liberal Constitucionalista, PLC. Desde ya el Frente Sandinista pretende impedir una parálisis -y con ello garantizarse el control con los magistrados que queden-, en caso de que el presidente Arnoldo Alemán no dé sus votos para los nombramientos en la Asamblea Nacional.
La iniciativa fue presentada ayer por la asistente del jefe de la bancada del FSLN, Edwin Castro Rivera, ante la Primera Secretaría del Parlamento y la misma incluye reducir la cantidad de votos para la elección de los integrantes de las cuatro salas que conforman el máximo Tribunal de Justicia.

Palabra clave: “en funciones”
“La Corte Plena formará quórum con la presencia de por lo menos la mitad más uno del total de sus miembros en funciones. Toda sentencia, resolución o acuerdo de Corte Plena requerirá del voto coincidente de por lo menos la mitad más uno del total de sus integrantes en funciones, sin perjuicio de los casos en que la Constitución Política establezca otro tipo de mayoría”, se lee en el artículo uno de la iniciativa que reforma, a su vez, el artículo 26 de la Ley Orgánica del Poder Judicial vigente.
La Corte Suprema está integrada por 16 magistrados. El artículo 26 de la Ley Orgánica señala que el quórum para la Corte Plena se establece con “al menos las tres cuartas partes del total de sus miembros”, es decir, 12 magistrados. Con la propuesta de Castro, sólo se requerirían la mitad más uno de los que estén “en funciones”
La iniciativa también pretende reformar la integración de las cuatro salas que conforman la Corte Suprema y por ello se incluye la modificación del artículo 31 de la Ley Orgánica, el que establece la cantidad de magistrados que se requieren para nombrar a los integrantes de las salas Penal, Constitucional, Civil y de lo Contencioso Administrativo.

Control por Sala
El artículo 31 de la Ley Orgánica señala que “cada sala estará formada por un número no menor de tres magistrados electos anualmente de entre sus miembros, en Corte Plena, con el voto favorable de por lo menos dos tercios del total de sus integrantes. Cada magistrado podrá integrar permanentemente hasta un máximo de dos salas”
Dos tercios de los 12 magistrados –considerando que con esa cantidad se establecería el quórum para una Corte Plena-, equivale al voto de ocho magistrados para elegir a los miembros de cada sala. Sin embargo, si se logra reducir la cantidad de magistrados para reunión de Corte Plena a nueve, o una cifra menor, dependiendo de los que no estén “en funciones”, como pretende la propuesta de Castro, también se debería reducir, por analogía, “los dos tercios” para elegir a los miembros de sala

La otra trampa
Llama la atención que en la iniciativa de reforma a la Ley Orgánica del Poder Judicial, Castro hace hincapié en la figura de “magistrados en funciones”, pero en la propuesta no se explica qué se entenderá por “magistrado en funciones”, ni quién o quiénes definirán qué es un “magistrado en funciones”.
El magistrado “en funciones” no existe en la Ley Orgánica vigente, pero es una figura que está aplicando Castro, incluso, para la emisión de las sentencias, resoluciones y cualquier otro tipo de decisiones a nivel de sala.
“Para conocer de los asuntos sometidos a su decisión, cada sala formará quórum con la concurrencia de por lo menos las tres cuartas partes de sus integrantes y para resolver se requiere del voto coincidente de por lo menos las dos terceras partes del total de sus miembros”, establece el artículo 31 de la Ley Orgánica vigente.
Mientras que la propuesta de Castro estipula que “cada sala formará quórum con la presencia de por lo menos la mitad más uno del total de sus miembros. Toda resolución o acuerdo de cada sala requerirá del voto coincidente de por lo menos la mitad más uno del total de sus integrantes”.
Otro invento
El proyecto de Castro inventa la figura de Magistrados Suplentes, que no existe ni en la Constitución ni en la ley.