Nacional

INSS se niega a acatar sentencia

* Primero la gestionó el asegurado, quien murió tras obtener el fallo y ahora se la niegan a su viuda

Rafael Lara

La señora Benita de los Ángeles Espinoza Saldaña denunció en la Procuraduría de Derechos Humanos, PDDH, el atropello del que fue víctima por un funcionario del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, en León, a pesar de presentar una sentencia del Tribunal de Apelaciones que mandan a la institución a pagarle su pensión.
Álvaro Osorio, delegado de la PDDH en León, señaló que la denuncia se viene investigando desde el 29 de enero de este año, ya que la institución de la seguridad social desde febrero de 2005 negó al señor Higinio Alejandro Parrales su pensión por invalidez, alegando que no había cumplido las requeridas 150 semanas para tener ese derecho.
Sin embargo, después de luchar por sus derechos en el Juzgado Segundo de Distrito del Trabajo, el 8 de mayo de 2008 resultó con sentencia a su favor, pero el señor Parrales murió 20 días después, mientras la causa fue apelada por el INSS.
Finalmente, el Tribunal de Apelaciones falló en septiembre de 2008, confirmando la sentencia dictada en primera instancia, y la institución envió una resolución a su delegación en León, mandando a hacer las gestiones necesarias para la entrega de la pensión.
En tanto, con la muerte de su marido, la señora Espinoza gestionó la Pensión de Viudez y Orfandad, presentando los documentos correspondientes, pero nuevamente el INSS, el 15 de diciembre de 2008, rechazó otorgarle la pensión a ella, argumentando de nuevo que su marido no había cumplido el requisito de las 150 semanas cotizadas para tener ese derecho. Esto, a pesar de que ya había una sentencia firme de los juzgados en que se demostraba que sí se habían cumplido los requisitos y tenía pleno derecho a su pensión.

“Vaya a quejarse donde quiera”
La señora Espinoza aseguró que lo peor del caso fue que “el delegado del INSS en León se burló de ella y le dijo que se fuera a quejar donde quisiera”.
Osorio comentó que tras la investigación realizada por la PDDH, el INSS violentó la disposición contenida en el artículo 167 de la Constitución, que señala que las resoluciones y fallos de los tribunales y jueces son de ineludible cumplimiento, además, que se violentaron las normas de la Ley Orgánica de Seguridad Social y su Reglamento, y el derecho a la seguridad social del señor Higinio Parrales, de su esposa y de sus dos hijas.
Según Osorio, se ha enviado a la dirección del INSS una comunicación para que explique la situación, sin embargo, hasta el momento no han contestado.
El procurador de derechos humanos, Omar Cabezas, consideró que una institución estatal no puede negarse a cumplir con una disposición judicial, porque entonces en Nicaragua prevalecería la ley de la selva.