Nacional

Explota tanque de amoníaco y lesiona a 13 personas


Más de una decena de habitantes de la comarca de Esquipulas, 11 kilómetros al sur oriente de Managua, fueron atendidos de emergencia en distintos hospitales de la capital, luego de la inesperada explosión de un tanque de amoniaco de 100 libras.
Entre los 13 afectados hay dos niños y una mujer embarazada, quienes sufrieron intoxicación y quemaduras de consideración causadas por la sustancia inflamable, confirmaron las autoridades de los cuerpos de socorro.
Entre los más afectados están el niño de un año César Luis Silva, por quien anoche sus familiares temían un desenlace fatal. Este infante es nieto de Auxiliadora Silva, dueña de la casa donde se produjo la explosión.
En el Hospital “Roberto Calderón” fueron ingresadas las hermanas Iris María y Xóchitl Rodríguez Silva, quienes también habitan en la casa donde se produjo la tragedia que ha conmovido a los pobladores de Esquipulas.

Caían como “moscas”
Quienes presenciaron los primeros minutos que transcurrieron luego del estallido del tanque con amoníaco, aseguraron haber visto que varias de las personas intoxicadas caían desmayadas en la calle.
Los quemados e intoxicados fueron llevados a los hospitales “Roberto Calderón” y “La Mascota”, y a un hospital privado en ambulancias de la Cruz Roja, del Benemérito Cuerpo de Bomberos y de la Dirección General de Bomberos.
El estallido se produjo a eso de la una de la tarde, y la mayoría de los pobladores inicialmente creyeron que se trataba de la explosión de un transformador de energía eléctrica, hasta que empezaron a sentir los efectos producidos por el químico, el cual se propagó en un radio de 500 metros a la redonda.

Potente explosión
María Elena Saballos, una de las que recibió asistencia de primeros auxilios en lugar de la tragedia, relató que aunque lograron salir rápido de la casa no pudieron escapar del humo. La potente explosión despegó varias hojas de zinc del techo de la casa, donde se almacenan los tanques que luego de ser revestidos son vendidos a una empresa que vende productos atmosféricos.
“Se evitaron más emanaciones de gases, por lo que procedimos a trasladar el contenedor nuevamente al patio de la vivienda, donde lo vamos a enterrar”, dijo el comandante de la Dirección General de Bomberos, Sergio Viera.
Hasta pasada las siete de la noche, los habitantes de la casa donde estalló el tanque permanecían en la acera, porque todavía se sentían los efectos del amoníaco, que es utilizado como gas refrigerante.
Hasta la noche de ayer, las autoridades de los bomberos y la Policía investigaban la posible causa del accidente, pero manejaban dos hipótesis: una, que alguien manipuló el tanque, y, al caer, la válvula impactó con un piso de concreto, y la otra, es una posible fuga en la válvula del tanque, que se conjugó con las altas temperaturas que prevalecen en el territorio nacional.
Para evitar mayores daños, el tanque que explotó fue enterrado en el patio, y en las próximas horas deberá ser retirado por expertos, explicó el comandante de los Bomberos Voluntarios de Managua, comandante Enrique Chavarría Meza.