Nacional

Extraen arena y arrasan con cementerio indígena

* Vestigios estaban soterrados bajo banco de arena, y en vez de notificar a autoridades sólo apartaron los destrozos * Alcalde defiende barbarie cultural, y dice sin más que sólo se trata de “dos o tres ollitas de barro”

Cristhian Marenco

La ejecución de obras de progreso y desarrollo sin supervisión calificada en el municipio de Tisma, está provocando un terrible daño al patrimonio cultural nicaragüense, ya que con la misma velocidad que caminan las labores, se destruyen también docenas de piezas indígenas.
Actualmente, la municipalidad de Tisma, en coordinación con el Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, está llevando a cabo un proyecto de adoquinamiento de un tramo de camino de 12 kilómetros desde Tisma hasta la comunidad Zambrano. La arena que está siendo utilizada en dicha obra se obtiene de una finca de este municipio, donde se han encontrado piezas prehistóricas de barro.
Según el ecologista Kamilo Lara, históricamente Tisma representó un lugar muy importante que funcionó como ruta de tránsito de pobladores, por lo que es normal que se encuentren este tipo de materiales.
“Tisma, históricamente, ha funcionado como asentamiento indígena producto del paso que se daba entre habitantes de Masaya y de Granada, además, que la presencia del charco de agua en el lugar, es seña de que en la zona existieron poblaciones, porque se ubicaban cerca de donde pudieran obtener el vital líquido, ya fuera para consumo o para la siembra”, indicó.

Socavan donde antes fue cementerio indígena
Algunos pobladores informaron que en el lugar donde se realizan las extracciones de arena, antiguamente fue un cementerio indígena.
De acuerdo con Lara, la intención de desarrollo de infraestructura es más que manifiesta y necesaria, porque contribuyen con el progreso socioeconómico del país, sin embargo, estas las obras deben ser debidamente supervisadas para evitar causar daño a los vestigios de la historia nacional, así como afectaciones ambientales.
Para el ecologista, las autoridades municipales están minimizando el daño que está causando la extracción de arena a la reconstrucción de parte de la historia nacional, porque no se está haciendo de acuerdo con un proceso establecido.
“El Ministerio de Recursos Naturales debe dar permiso para explotar los suelos, además, el Ministerio de Energía y Minas tiene que autorizar la explotación de bancos de materiales selectos, y, en última instancia, al momento de haber encontrado las piezas, debieron detener la excavación y avisar al Instituto de Cultura, porque ellos son los encargados de hacer un diagnóstico de la importancia de los hallazgos, además, que es únicamente el personal de Instituto el encargado de remover las piezas”, reclamó Lara.
Según la Ley de Protección al Patrimonio Cultural de la Nación, se consideran bienes culturales todas aquellas piezas pertenecientes a tribus extintas y que están directamente vinculadas a la historia de Nicaragua, para lo que se deberá realizar un estudio detallado de cualquier material encontrado con señas de origen prehistórico.
Aunque el alcalde de Tisma, Imer Hernández, expresó que en el lugar únicamente se habían encontrado dos ollas que fueron trasladadas a la casa de cultura del municipio, un equipo de EL NUEVO DIARIO visitó el lugar, y pudo comprobar la numerosa presencia de piezas de barro destruidas.