Nacional

Carta Global de la enfermedad de Alzheimer

Miembros de la Asociación Internacional de Alzheimer (ADI) hacen llamado urgente a todos los gobiernos y grupos de interés

Nos enfrentamos a una emergencia de salud pública y de cuidado social, y es necesario una acción inmediata. La Enfermedad de Alzheimer es la causa más común de demencia y representa del 60 al 70% de todos los casos. Ésta y otras demencias son enfermedades progresivas y degenerativas, que atacan el cerebro. Afectan las habilidades de las personas, haciendo impacto en todos los aspectos de sus vidas y de las vidas de aquellos con los que conviven, particularmente quienes les cuidan día a día.
Cada año se reportan 4.6 millones de casos nuevos de demencias en el mundo. Un caso nuevo cada siete segundos. Se proyecta que en 2050 habrá 100 millones de personas con demencia en el mundo. Ningún país está adecuadamente preparado para enfrentar una crisis de tal magnitud.
La falta de sensibilidad y conocimiento ha resultado en insuficientes recursos para enfrentar esta crisis. La atención mundial a este problema de tan rápido crecimiento es tan escasa, que la mayoría de los afectados, continúan sufriendo sin esperanza ni ayuda. ¡Esto tiene que cambiar! La calidad de vida de las personas con Enfermedad de Alzheimer y otras demencias, puede ser transformada.
A menudo, ellos, sus familiares y cuidadores carecen del apoyo que necesitan y merecen. Nosotros, los miembros de La Asociación Internacional de Alzheimer (ADI), representando 77 asociaciones en todo el mundo, hacemos un llamado urgente a todos los gobiernos y grupos de interés para actuar ahora.
Un plan de acción de once puntos, consistente con las declaraciones de Kioto y de París, y dentro de los límites de los recursos disponibles en los diferentes países, debería de implementarse de la siguiente manera:

1. Proporcionar información pública sobre los síntomas, evolución y tratamiento de la enfermedad.
2. Reducir el estigma, promoviendo la concienciación y el conocimiento.
3. Proveer formación y herramientas a los profesionales de la salud (incluyendo a los trabajadores sociales) y a los familiares para estimular evaluaciones diagnósticas tempranas, cuidados apropiados y acceso a tratamientos óptimos.
4. Proveer acceso a servicios de atención primaria y especializada, que respondan a las necesidades de las personas con demencia.
5. Promover el acceso a un rango de opciones de cuidados de larga duración, domiciliarios y comunitarios, que prioricen el mantenimiento de la independencia y el apoyo a las familias que cuidan.
6. Hacer que todos los entornos de cuidado, incluyendo los hospitales (cuidado agudo), e instituciones de cuidados de larga duración, sean lugares seguros para las personas con demencia.
7. Estimular a aquellos que viven con la enfermedad a tener la mayor participación posible en la vida de sus comunidades y en la toma de decisiones respecto a sus cuidados.
8. Asegurar un estándar de vida adecuado para la salud y el bienestar de las personas con demencia, incluyendo alimentación, vestido, vivienda y cuidados médicos.
9. Establecer un marco legislativo que regule y proteja los derechos de aquellas personas con demencia que carecen de la capacidad para dirigir sus vidas.
10. Financiar programas de concienciación para promover un mayor conocimiento de como reducir el riesgo de la enfermedad.
11. Dar prioridad a las investigaciones sobre la Enfermedad de Alzheimer y otras demencias.

La Enfermedad de Alzheimer y otras formas demencias no son parte natural del envejecimiento. La prevención es posible. El cuidado puede mejorar la calidad de vida de las personas con demencia y de sus familiares. La investigación médica continuará mejorando los tratamientos existentes. Seamos positivos y adoptemos las soluciones que ayudarán a millones de personas hoy y mañana.

Septiembre, 2008
www.alz.co.uk/kyotodeclaration
www.alz.co.uk/parisdeclaration