Nacional

BID veta a CGR


Luis Galeano

El Banco Interamericano de Desarrollo, BID, practicará una auditoría en el manejo de los fondos del Proyecto de Modernización y Fortalecimiento de la Contraloría, luego de que semanas atrás estallara el escándalo de que cuatro empleados del ente fiscalizador, con el aval del Director Administrativo Financiero, sacaron de una cuenta del organismo multilateral, 430 mil córdobas para trasladarlos a cuentas personales.
El contralor Lino Hernández informó que las autoridades del BID les hicieron saber de manera oficial que contratarán una firma privada para que revise las cuentas del proyecto, a la vez que rechazaron una propuesta que habían enviado los contralores para sustituir a los que manejaban el proyecto, y que fueron despedidos a raíz del escándalo dado a conocer por EL NUEVO DIARIO en publicaciones pasadas.
“Nos dijo el BID a través de una comunicación, que nos van a hacer una auditoría, no nos indicaron qué período va a cubrir, porque éste es un proyecto que comenzó en 2002, que fue cuando se dio el préstamo de más de seis millones de dólares”, dijo Hernández.

¿No confían en CGR?
La situación se torna grave desde el punto de vista de la confianza en el trabajo de la Contraloría General de la Republica, CGR, si se toma en cuenta que los contralores ordenaron una auditoría en los fondos BID, después que se conoció de la situación de los 430 mil córdobas.
“El BID sólo está a la espera de nuestro aprobado para la firma privada que ellos determinen que haga el trabajo, ya nosotros les mandamos a decir que no tenemos ningún problema con eso, que nosotros ordenamos una auditoría sobre la situación que se dio, tomamos la medidas debidas retirando a la gente y retribuyendo el dinero al BID”, dijo el contralor Hernández.
Cuatro trabajadores de la CGR, que laboraban en el proyecto de Modernización-BID --Henry López Mendoza, quien fungía como coordinador general del proyecto; Rodolfo Rodríguez Ayala, especialista administrativo financiero; Rosaura Cajina Zapata, especialista en adquisiciones, y Miguel Ángel Blanco, asistente administrativo financiero de ese proyecto-- se pusieron de acuerdo para sacar de una cuenta de esa entidad financiera internacional 430 mil córdobas para trasladarlos a cuentas personales.
Todos, junto al director Administrativo Financiero, René Ruiz Tablada, quien sirvió de contrafirma en la operación, fueron despedidos de la Contraloría la semana pasada por decisión de los contralores, y sólo cuando END hizo pública la denuncia.

Propuesta rechazada
Para sustituir a cada uno de los que laboraban en el programa financiado por el BID, los contralores enviaron una propuesta de nombres de empleados del ente fiscalizador, que serían, según ellos, los más indicados para manejar el proyecto que está en su último año.
Brenda Moreno, Adriana Taleno, Merling Pineda y Cecilia Brockman, fueron los nombres que propuso el consejo de colegiados a las autoridades del BID, pero sólo la última persona fue aceptada para que se haga cargo de la Dirección de Adquisiciones.
“Nosotros habíamos hecho una propuesta, y el BID nos indicó que de acuerdo con la normativa que nos habían enviado ellos, sólo una llenaba los requisitos para ser la encargada del área de adquisiciones, y nosotros la estábamos proponiendo como financiera, es decir, las otras personas no llenaban esos requisitos que son muy especiales”, dijo Hernández.

Piden bajar de cinco a tres
Pero las acciones del BID no pararon en el rechazo de la propuesta, sino que les enviarán a un delegado para que sea él quien escoja a los que se vayan a encargar del proyecto, y, además, pidieron a los contralores que de cinco funcionarios que tenía el programa, se reduzca a tres.
“El BID cree que bien podría manejarse (el proyecto) con un encargado general, una en adquisiciones y otra en la parte financiera”, dijo el colegiado. El presidente de la Contraloría, Guillermo Argüello Poessy, ve lógica la propuesta del BID, y consideró que no tiene por qué haber problemas con esa situación.
“Nos sugieren --y con toda razón-- que se reduzca de cinco a tres los funcionarios, porque lo único que queda pendiente es la licitación del edificio de auditorias, y a mí me interesa dejar mi cargo, con la licitación del edificio hecha, y por eso creo es importante, que se avance en el asunto”, dijo.
“En el Consejo no podemos oponernos a esas disposiciones, porque el BID nos ha venido apoyando fuertemente, además, que lo que resta de éste proyecto, es este último año”, dijo por su lado Hernández.
“Lo que sí creemos importante, es que nos reunamos con la persona que ellos han delegado para que nos ayude a seleccionar a los funcionarios idóneos, que satisfagan al BID y a la Contraloría, es decir, ponernos de acuerdo”, concluyó.