Nacional

Más de 2 mil mordidos por perros en 2009

* Las atenciones por mordeduras han disminuido en lo que va del año en comparación con 2008 y las autoridades aseguran que por las vacunaciones no hay rabia * Dueños de canes no cumplen con normativa del Ministerio de Salud sobre la prevención de la rabia y los animales andan sin bozal

Amparo Aguilera

El ataque que sufrió el pequeño Diego Vargas por dos perros pitbull es el más grave del que tiene conocimiento, a la fecha, el Silais-Managua, entidad que registra hasta la semana pasada más de 2 mil consultas por mordeduras de caninos.
La directora del Silais-Managua, doctora Maritza Cuan, notablemente conmovida por el caso, indicó que no habían tenido reportes de un ataque tan agresivo como el de que fue víctima el menor.
“Nuestro personal de salud (del Hospital Infantil Fernando Vélez Paiz) se volcó al caso y ha hecho su mejor esfuerzo… es un caso que lamentamos mucho”, sostuvo la funcionaria.
El director de Epidemiología y Salud Ambiental del Ministerio de Salud, doctor José Medina, coincidió con Cuan al manifestar que “no tenemos reportes de un caso tan grave ni tan dramático (como el de Vargas) que yo recuerde, ni el año pasado ni en lo que va del año”.
Sin embargo, contrario a lo que se cree, las consultas por mordeduras de caninos muestran una leve reducción en la capital. De acuerdo con el Silais, del primero de enero al 13 de septiembre de 2009, cuantifican 2,269 atenciones por mordeduras de perros.
Mientras en el mismo período de 2008 contabilizaron 2,545, es decir, 276 más respecto al año en curso. En tanto de enero a septiembre de 2007, las atenciones totalizaron 2,851.

Normativa se incumple
Con lo anterior se concluye que de 2007 a 2009 las atenciones, por esa causa, muestran una disminución de 582 consultas en la capital. Hecho que a criterio de las autoridades del Silais Managua revela “control” de la situación.
Medina ejemplificó que desde hace seis años no hay casos de rabia humana en Nicaragua. Aparte de eso, “desde 2006 no hay perros con rabia, al menos conocidos no hay. Si un perro muerde es porque lo molestaron o porque de naturaleza es agresivo, pero no es por rabia”, sostuvo.
El funcionario recordó que el año pasado vacunaron al 97 por ciento de los perros de la capital, de un total de 176 mil caninos. “La vacuna es para tres años, así que no tenemos problemas de rabia”, insistió.
Subrayó, además, que el Ministerio de Salud tiene una normativa denominada Norma Técnica Obligatoria Nicaragüense para la Prevención y Control de la Rabia Urbana, número 24002-05, que manda, en uno de sus artículos, a todo dueño de perro u otro animal, a mantenerlo con un bozal en caso de circular con éste por la comunidad o bien de encontrarse el animal en la vía pública.
“El problema es que no se cumple con ese artículo, no se cumple con la norma”, alertó Medina. En este caso aclaró que le correspondería al Ministerio Agropecuario y Forestal tomar las medidas del caso, porque así lo estipula la disposición.

Si muerde no hay que matar al animal
El director de Epidemiología y Salud Ambiental del Minsa, José Medina, aconsejó a la población no matar a los caninos en caso de ser víctimas de una mordedura del animal.
Recordó que la Norma Técnica Obligatoria Nicaragüense para la Prevención y Control de la Rabia Urbana, número 24002-05, indica que todo dueño de perro u otro animal que sospeche de rabia, deberá reportarlo al Minsa.
Si es un animal que ha mordido a personas o a otro animal, el dueño tiene la obligación de reportarlo y ponerlo a disposición del Minsa, entidad que deberá observarlo durante diez días en el domicilio de la especie agresora, para confirmar o descartar si tiene rabia o no. En caso de tenerla, será sacrificado.
Sin embargo, se conoció que los perros que mordieron al niño Diego Vargas fueron sacrificados antes de ser reportados al Ministerio de Salud.