Nacional

El miedo provoca la ausencia de testigos

* Algunos ciudadanos consultados confirmaron que no testifican en los juicios por temor a represalias si el acusado sale libre

Jorge H. Alemán

Juristas apuntan a que la ausencia de testigos en las audiencias judiciales se debe a una falta de “cultura jurídica” en el país, mientras el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, asegura que desde la creación del nuevo código existen “baches” que deben ser tapados.
La jefa de Tribunales del Ministerio Público, doctora Magda Matus, denunció ayer que la falta de testigos en las audiencias orales se ha vuelto un problema en los juzgados de Nicaragua.
El abogado Bismarck Quezada manifestó que esto se debe a una “falta de cultura jurídica”, porque las personas “no confían en nadie” y tampoco el sistema judicial presta las condiciones necesarias para que los testigos se sientan conformes al momento de declarar.
Quezada expresó que en muchas ocasiones los fiscales amenazan a los testigos y los hacen declarar para salir del apuro con la excusa de “no dejar caer el juicio” y es cuando se infringe en “corrupción jurídica”, porque muchas personas se presentan a dar falso testimonios comprados o engañados por alguna de las partes involucradas.
“Aquí realmente quien gana el juicio es el más mentiroso, y esto representa dañar a las víctimas o a algún acusado si fuese inocente”, manifestó Quezada.
“Para nosotros (abogados) representa un grave problema, porque atrasa el procedimiento. Cuando la declaración del testigo es determinante, hasta se manda a llamar con la Policía”, comentó el abogado Mario Borge, quien explicó que cuando se agotan los recursos para citar a los testigos, se utiliza la fuerza policial.
Solamente en el primer semestre de este año se cerraron 230 causas por falta de testigos, los que no se presentan a declarar por temor a familiares furiosos que esperan a las afueras de los juzgados o por acusados mal encarados que intimidan a las personas.
“No hay condiciones”
Gonzalo Carrión, director del área jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, manifestó que el “factor miedo” es muy influyente a la hora de presentarse al juicio oral y público, pues no se cuenta con la debida protección a los testigos.
“Sucede cuando se crea un sistema y no están todas las medidas integrales previstas. El problema de crear normas y leyes cuando no están todas las condiciones”, manifestó Carrión, quien señaló que “todo el sistema penal tiene graves incumplimientos a sus normativas”.
Carrión aclaró que el nuevo Código Procesal Penal contempla muchas medidas que podrían dar paso a la creación del programa de protección a testigos, con el cual Nicaragua aún no cuenta, siendo la excepción de los países de la región.
“Yo ni loco voy”, fue la expresión que dijo Erick Gutiérrez, un taxista capitalino, al preguntársele si asistiría en un juicio oral y público para enjuiciar a una persona. Dijo que no confía en la justicia y que si esa persona llegase a salir libre, seguramente lo buscaría para hacerle daño.

Muchas personas se abstienen de declarar en los juicios por el temor a represalias de familiares o del acusado, ya que los juzgados no cuentan con la infraestructura que permita no tener cara a cara a los testigos y el acusado.
El abogado Quezada llamó a las personas a perder ese miedo “pues de ellos (ciudadanía) depende que la justicia prospere en este país”.