Nacional

No gobernabilidad hunde cada día más nuestra economía

* Funides reproduce análisis de Banco Mundial sobre situación de institucionalidad nicaragüense * Gran caída de todos los renglones económicos y proyecciones más desfavorables * Crecimiento cero, más desempleo, más pobres, y una reforma fiscal que busca gravar más al que paga, un remedio contrario al usado por otros países

Ervin Sánchez

Indicadores del Banco Mundial, citados en el informe del Funides del primer semestre 2009, destacan que Nicaragua continúa sin mejorar sus índices de gobernabilidad desde hace 12 años, y más bien se han deteriorado con la conducción de las elecciones municipales de noviembre de 2008.
De acuerdo con el estudio, que es citado por el tercer informe trimestral de la Fundación Nicaragüenses para el Desarrollo Económico y Social, Funides, la evidencia empírica, el sentido común y la vivencia diaria, indican que la baja gobernabilidad y la crisis mundial han causado un profundo deterioro en la economía de Nicaragua y en el bienestar del pueblo.

Gran caída de actividad económica
Según el análisis del Funides, en términos anuales la actividad económica cayó en un 1.4 por ciento en los últimos 12 meses, y un 3.6 por ciento respecto de junio de 2008, y la caída más generalizada y pronunciada ha sido en la actividad de la construcción.
Dice el Funides que las exportaciones de mercancías bajaron un ocho por ciento en términos reales en volumen en el primer semestre, mientras que las ventas de zonas francas hacia el exterior cayeron en un seis por ciento, mientras que las importaciones totales bajaron en un 6.5 por ciento.
De acuerdo con el análisis, el apoyo externo al país disminuyó en 360 millones de dólares en los primeros seis meses del año, en relación con enero-junio del año anterior, en tanto que el crédito, los impuestos al consumo y las remesas cayeron fuertemente en términos reales.
Según el análisis, los salarios en el sector formal y las importaciones de bienes de consumo están aumentando, pese a la situación anterior.
Por otra parte, se sostiene que la política fiscal es expansiva y el déficit del gobierno central alcanza 2.8 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto durante el primer semestre, mientras los impuestos continúan cayendo en términos reales en un 6.4 por ciento.

Proyecciones más desfavorables
Según el análisis del Funides, el gasto corriente del país continúa subiendo, mientras que el gasto de capital sigue cayendo. En ese sentido, las perspectivas de crecimiento de la economía nicaragüense para el bienio 2009-2010 siguen siendo desfavorables, pero podrían mejorar hacia 2011, tomando en cuenta las proyecciones de recuperación de las economías desarrolladas, sobre todo la de Estados Unidos.
Añade que aunque hay indicios de de que la economía mundial se está estabilizando, la recesión aún no acaba, y la recuperación posiblemente sea débil y desigual entre regiones, pero a nivel interno, la crisis institucional está magnificando los efectos adversos de la recesión internacional y está afectando la inversión privada.
Encuestas realizadas por el Funides entre empresarios locales, reportan un deterioro continuo del clima de inversión, que tuvo caídas del orden del 20 por ciento en el primer semestre, y experimentó un aumento de los factores que afectan negativamente la actividad económica.
Asevera el estudio que mientras la mayoría de los países latinoamericanos está aumentando el gasto público y bajado temporalmente algunos impuestos para enfrentar la recesión internacional, el gobierno de Nicaragua redujo el gasto en relación a lo programado y propone aumentar aún mas los impuestos para mantener el déficit fiscal en niveles financiables.
También muestra el análisis una proyección de desempleo de 110 mil a 190 mil nicaragüenses y entre 230 a 270 mil nicaragüenses más, que serán considerados como pobres, a lo que se suma el proyecto de gobierno de aumentar aún más la carga tributaria al sector formal de la economía. La carga tributaria de Nicaragua es las más alta de América Central.