Nacional

Más grupos ocupan tierras y siembran banderas rojinegras

* No valen inscripciones registrales ni negativas del propio Procurador * Son grupos violentos que se autollaman “cooperativistas”

Lesber Quintero

TOLA

Cerca de 300 simpatizantes del partido sandinista se tomaron violentamente una finca de 180 manzanas en Tola, que a criterio de ellos pertenece al Estado. Algunos de los tomatierras vestían uniformes del Ejército y camisetas alusivas al partido de gobierno, y cuando el equipo de EL NUEVO DIARIO trató de entrevistarlos, dijeron que sólo atenderían al canal cuatro y “El 19”.
Posteriormente, los tomatierras procedieron a pinchar las llantas de nuestro medio de transporte.
La invasión de la finca El Alacrán, ubicada en el sector de El Astillero, del municipio de Tola, ocurrió la tarde del martes, y aunque quienes la ocuparon señalaron que eran tierras del Estado, y que el procurador de Rivas, Wilbert Ibarra Blanco, les estaba tramitando la titulación de la propiedad, la realidad es otra.
Según el procurador, dicha propiedad no pertenece al Estado, y, por ende, nunca se han comprometido a entregar títulos de propiedad en esas tierras.
En tanto, en el Registro Público de la Propiedad de Rivas, la finca aparece legalmente inscrita a favor de la sociedad Dávila Bustos Monastel, cuyo presidente es Víctor Manuel Dávila.
La finca está inscrita a favor de dicha sociedad en el tomo 399, folios 28 al 30, asiento tres, y su número resgistral es 26, 683.
La invasión de la propiedad provocó preocupación a Dávila, quien con documentos en mano explicó que la misma la adquirió el 17 de diciembre de 2004, al comprársela a la Sociedad Gestiones y Negocios Inmobiliarios S.A. (Geninsa), de la familia del ex presidente Arnoldo Alemán.
Agregó que compró en total 811 manzanas correspondientes a cuatro fincas, entre ellas El Alacrán y todas fueron inscritas el cuatro de mayo de 2006.

“Cooperativistas” violentos
Sin embargo, a la propiedad le “cayeron”, miembros de las cooperativas Olivo de Paz, “Prudente Serrano” y Socios del Campo, quienes con su actuar revelaron ser los más violentos y se jactan de ser ex retirados del Ejército Sandinista, del Ministerio del Interior y del Servicio Militar Patriótico, y algunos también han participado en las demandas de titulación de las costas de Playa Amarillo.
Cabe señalar que dichas tierras le fueron confiscadas a Cornelio Hüeck, quien era amo y señor de la finca agropecuaria San Martín, donde según Javier Cardoze, abogado de Dávila, aún existe un remanente de tierras del Estado.
“Pero ellos, los que buscan tierras, andan perdidos y se toman las áreas privadas como está sucediendo en este caso, por lo que deberían abocarse con la Procuraduría y la Intendencia, para que se queden con estos remanentes y no anden invadiendo tierras y generen inseguridad”, detalló.
Una propiedad ubicada frente a la finca El Alacrán también fue tomada por miembros de la Cooperativa Olivo de Paz, y el área fue identificada como finca Betania, la cual es reclamada por Geninsa, pero según el procurador Ibarra, estas tierras sí pertenecen al Estado.