Nacional

Tomatierras venden a C$ 1.000 terrenos

* Por si fuera poco, Intendente de Propiedad insta a invasores a organizarse y levantar lista de los que realmente necesitan lotes

Máximo Rugama

ESTELÍ

Una verdadera plaga de tomatierras sufre Estelí, tanto en el área rural como en el área urbana, hasta el punto de que algunas autoridades hablan de que hay azuzadores detrás de estos actos ilegales, pero aun así, se conoció que la Intendente de la Propiedad en la zona los llamó a organizarse para ver quiénes realmente tienen necesidad de un terreno.
El delegado de Gobernación en Estelí, Frank Boecdecker, señaló que ya saben quiénes son las personas que están azuzando estos asaltos a la propiedad privada. Incluso, dijo que algunos individuos ya andan vendiendo en mil córdobas algunos de esos terrenos.
Durante los últimos días han ocurrido una serie de tomas de terrenos en la zona suroeste de esta ciudad. El comisionado mayor Otilio Duarte señaló que esa institución agotará los medios de diálogo con los invasores, pero si no sucede eso tendrán que adoptar otras acciones.
Cerca de quinientas personas se tomaron también varios lotes de terrenos privados donde ya han levantado champas.

¿Y quién pagará terrenos?
Al lugar se hizo presente la Intendente de la Propiedad, doctora Olivia Valenzuela, y tras señalarles que la acción es ilegal, instó a los invasores a formar una comisión y levantar un listado de las personas que verdaderamente tienen necesidad de un terreno.
El doctor Gonzalo Aráuz, Procurador Regional, señaló que están dispuestos a conversar con los invasores y también fustigó las tomas de terrenos.
Tanto el procurador como la intendente de la propiedad dijeron que hay personas interesadas en crear el caos, y que están incitando a los invasores para este tipo de actos.

En el campo
Indignados se encuentran miembros de la familia de Graciela y Pedro Rivera Gámez, luego que un grupo de supuestos precaristas, de un día para otro, se tomaron siete manzanas de terreno de una finca, único medio de subsistencia de los Rivera.
Ellos demandan de las autoridades que actúen de inmediato, porque les perjudicaron una cosecha de frijoles y otra de maíz, y en parte de las áreas sembradas unas reses dañaron los cultivos.
Los invasores lanzaron a la calle dos vaquitas que tienen los afectados, porque cortaron las alambradas que protegían los terrenos, y esos daños los tienen que asumir los tomatierra, señalaron.
Doña Graciela Rivera, quien dijo que hace poco menos de un año perdió a dos hijos que murieron ahogados en el río Coco, señaló que está enferma, y que de cualquier cosa que le suceda responsabiliza a los toma tierra.
Ella y su marido padecen de problemas cardíacos, y varios de sus amigos consideran injusto lo que les están haciendo al invadir su propiedad, ya que hasta los han amenazado de muerte.
Los Rivera se presentaron a la Policía a solicitar ayuda y que detengan la acción de los tomatierras, porque les están afectando su economía familiar.