Nacional

Siete municipios quedan sin créditos


La Asociación de Bancos Privados de Nicaragua (Asobanp) y la Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinanzas (Asomif) decidieron suspender a partir de hoy la aprobación de nuevos créditos en las localidades de Ocotal, Jalapa, Río Blanco, Sébaco, El Rama, Nueva Guinea y Camoapa, hasta que se solucione la situación en las regiones más afectadas por las acciones del Movimiento del No Pago.
La información fue dada a conocer por las dos organizaciones, que señalan que la lista de localidades se ampliará a las zonas donde actúe el grupo que estimula a que los clientes no cumplan oportunamente con el pago de sus obligaciones financieras.
La decisión, según Asobanp y Asomif, fue tomada debido a las acciones violentas que ha promovido en los últimos meses en contra de las instituciones financieras el grupo de personas identificado públicamente como Movimiento No Pago, y que ha puesto en peligro la seguridad física de nuestro personal y del público en general.
Aseguran que tales acciones tienen como objeto principal ejercer presiones políticas para lograr la aprobación de leyes moratorias que reviven la cultura del no pago en Nicaragua, y señalan que una eventual ley moratoria, por un lado, provocaría el retiro del financiamiento de fuentes externas debido al incremento del riesgo país, y, por el otro, restringiría fuertemente el crédito a nivel nacional.
Destacan que es indispensable garantizar el flujo de recursos líquidos que generan los depósitos del público y las fuentes externas de financiamiento, situación que se logra, principalmente, si se mantiene la confianza en que los deudores honrarán sus compromisos de pago.
Las acciones del Movimiento del No Pago, afirman las organizaciones gremiales financieras, están causando daños cuantiosos a Nicaragua, y, sobre todo, a los mismos sectores económicos a los que dicho grupo pretende proteger, y añaden que todas las empresas financieras han comunicando su anuencia a escuchar de manera individual a los clientes que demuestren las causas de no cumplir oportunamente sus compromisos de pago.
Tal planteamiento es con el objetivo de encontrar una solución ajustada a sus condiciones particulares, en especial su capacidad de pago, lo que agregan es una política que cada una de nuestras instituciones continuará impulsando.

Superintendente coincide
Víctor Urcuyo, Superintendente de Bancos, aconsejó a los productores que tienen deudas con las microfinancieras que realicen arreglos de pago, y reiteró su desacuerdo por la iniciativa de Ley de Moratoria.
Consultado sobre la ley expresó: “¡¿Cómo voy a avalar un movimiento de no pago?! ¡Que vayan a pagar! Lo que pasa es que allí hay gente legítima e ilegítima”.
“¿Por qué vamos a dictar una Ley Moratoria? Lo mejor es llegar a los bancos y reestructurar sus deudas. Hay que proteger al depositante”, insistió.
La iniciativa de Ley de Moratoria establece la suspensión por tres años de los juicios ejecutivos que los bancos y microfinancieras han emprendido contra los productores morosos.
Urcuyo presentó ayer ante la Comisión Económica de la Asamblea Nacional una iniciativa de reforma a la Ley de Seguros, Reaseguros y Finanzas como parte de un compromiso asumido durante la firma del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Estados Unidos.