Nacional

Al Qaeda niega implicación en asesinato de Bhutto

* “No asesinamos mujeres”, afirma Baitullah Mehsud, a quien el gobierno acusa de estar tras el asesinato * "Es una conspiración del gobierno, del ejército y de los servicios secretos paquistaníes", agregó. * Autoría y causa de la muerte de Bhutto siguen siendo objeto de polémica, y el gobierno ofreció exhumar el cadáver para despejar dudas

Islamabad /EFE

Un portavoz del líder talibán paquistaní y supuesto miembro de Al Qaeda, Baitullah Mehsud, a quien el gobierno ha acusado de estar tras el asesinato de la líder opositora Benazir Bhutto, desmintió ayer su implicación en el atentado, informó el canal paquistaní Dawn TV.
El gobierno paquistaní había responsabilizado al dirigente talibán, a quien vinculó con Al Qaeda, del asesinato de Benazir Bhutto, y dijo que su muerte se debió a un golpe con una palanca y no por acción de las balas o la metralla en el atentado que sufrió.
El portavoz paquistaní de Interior, Javed Iqbal Cheema, había asegurado después del atentado, el pasado jueves, que el responsable del mismo fue Mehsud, un conocido líder talibán del este del país a quien las autoridades vinculan con Al Qaeda. "El líder de Al Qaeda Baitullah Mehsud está detrás del asesinato", sostuvo el portavoz.
Cheema anunció que los servicios de inteligencia habían interceptado una comunicación de Mehsud en la que éste felicitaba a los terroristas responsables de la operación contra Bhutto.

“No asesinamos mujeres”
Un portavoz de Mehsud, sin embargo, negó ayer la existencia de tal felicitación y desmintió la participación de su grupo en el asesinato. "No asesinamos a mujeres", aseguró el portavoz, Mohammed Omar, en declaraciones recogidas por Dawn.
El portavoz de Mehsud acusó a Islamabad del asesinato: "Él no estuvo implicado en ese atentado", dijo a la AFP por teléfono el portavoz, el maulana (título religioso) Omar. "Es una conspiración del gobierno, del ejército y de los servicios secretos paquistaníes", sentenció.
El gobierno ya había acusado a Mehsud de planear los atentados de Karachi del pasado 18 de octubre, en los que murieron unas 140 personas entre los congregados para saludar la vuelta de Benazir Bhutto al país tras más de ocho años de exilio.
Mehsud, quien se llama a sí mismo un "talib (estudiante) paquistaní", controla áreas de la región occidental de Waziristán del Sur, donde hay también, presuntamente, elementos activos de Al Qaeda.
Antes de la vuelta de Bhutto a Pakistán, Mehsud ya había declarado irónicamente que sus hombres darían la "bienvenida" a la ex primera ministra, aunque semanas más tarde se desdijo en un comunicado.
Bhutto fue asesinada el pasado jueves por un terrorista que hizo estallar una carga explosiva junto al coche desde el que la dirigente saludaba a sus seguidores, aunque el gobierno asegura que su muerte se produjo porque se golpeó en la cabeza al caer por efecto de la onda expansiva.

Dispuestos a exhumar cadáver
La causa de la muerte de Bhutto sigue siendo objeto de polémica, hasta el punto de que el gobierno ofreció exhumar el cadáver para despejar cualquier duda. "Estamos dispuestos a exhumar el cuerpo de Benazir Bhutto para llevar a cabo una investigación si lo desea su partido", afirmó el portavoz del Ministerio de Interior, Javed Cheema.
"Pero lo más importante no es saber qué la mató, una bala, la explosión u otra cosa, sino quién la mató", dijo Cheema, quien añadió que su país "no necesitaba ayuda extranjera" para esclarecer el magnicidio.
El partido de Bhutto desconfía de la versión oficial de su muerte, calificándola de "absurda", y acusó al gobierno paquistaní de "disfrazar la verdad".
Sherry Rehman, portavoz de la ex política, afirmó a la AFP que al lavar el cadáver de la ex primera ministra vio una "herida de bala en la parte trasera de la cabeza y un orificio de salida del proyectil, al otro lado".
Los militantes del PPP están convencidos de la culpabilidad del gobierno, ya sea por negligencia en su protección o bien por la participación directa de sectores de los servicios secretos.