Nacional

Magistrado explica, pero granadinos repudian


GRANADA
La decisión del Magistrado del Tribunal de Apelaciones de Granada, doctor Roberto Rodríguez Baltodano, de revocar la sentencia de 30 años de prisión para el norteamericano Eric Volz, según él se debió a los errores cometidos por la Fiscalía y la juez.
Según Rodríguez, de los peritajes hechos por la Policía, el área de criminalística y el medico forense, la juez de Rivas, Iveth Toruño, tomó como válido solamente dos y desechó los demás, argumentando que el resto era pura basura.
Aseguró que su sentencia se basó en los argumentos presentados tanto por la defensa como por la Fiscalía, y desmintió los rumores de que su falló obedeció únicamente a las pruebas del abogado defensor.
En cuanto a las llamadas telefónicas manifestó que han cesado, pero que las amenazas públicas hechas por el fiscal, Julio Centeno, y la mamá de Doris Ivania, son de conocimiento de todos.
Además, dijo que su decisión estuvo apegada completamente a derecho y que no le teme a las supuestas amenazas de despido, “aunque amo mi trabajo, prefiero perderlo antes de tener el peso en mi conciencia de haber condenado a una persona inocente”, enfatizó.
Granadinos molestos por la sentencia
Pese a las explicaciones del magistrado, dicha sentencia ha causado gran malestar entre la mayoría de los granadinos, que opinan que el fallo de este tribunal estuvo relacionado con intereses personales.
Elvis Gómez, del barrio La Sabaneta, opinó que esta decisión demuestra que la justicia nicaragüense está sometida al poder económico, y que quienes tienen dinero pasan por encima de ella.
“Pero creo que quien puede detener ese atropello es el fiscal general, y esperemos que haga algo porque no es posible que lo dejen libre tranquilamente”, señaló Gómez.
Por su parte Auxiliadora Alvarado, del barrio Campo de Aterrizaje, manifestó que la decisión correcta debió haber sido la condena de Volz. “Si hubiera sido una hija, sobrina u otra familiar de ellos no les hubiera gustado que el asesino quedara en libertad”, expresó la señora.
Apoyando esta opinión, doña Martha Obando, recordó que ésta es la segunda vez que un reo en Nicaragua goza de tantas atenciones y beneficios por el hecho de tener dinero.
“La otra cosa es que los Estados Unidos están apoyando a ese hombre y están exigiendo que lo dejen libre para que se vaya a su país, seguramente a hacer lo mismo”, enfatizó Obando.