Nacional

Detenido por depósito electrónico “anormal”


Un deposito electrónico “anormal” alertó este miércoles a las autoridades del Banco Uno, sucursal Linda Vista, y como resultado de la transacción financiera la Policía Nacional detuvo a un joven de 20 años, quien se encuentra las Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), como sospechoso de “hacker”.
El Jefe de la División de Relaciones Públicas de la Policía, comisionado mayor Alonso Sevilla, admitió ayer que este muchacho fue detenido cuando se disponía a retirar el dinero depositado.
“Lo que conocemos es que se hicieron vía electrónica tres depósitos sospechosos, los hicieron en días diferentes, uno de cuatro dólares, uno de cuatro mil dólares, y el último depósito de cuatro dólares. Ese comportamiento de depósito vía electrónica no es normal”, dijo.
La transferencia electrónica se hizo a cargo de una empresa, y el ahora detenido lo llegó a retirar en carácter de beneficiario.
“Esta persona se disponía a hacer retiro de ese dinero en esa sucursal bancaria, por lo cual fue detenido para proceso investigativo, está detenido todavía en DAJ”, agregó Sevilla.
Está en verificación
La Policía evitó dar el nombre tanto del detenido como de la empresa, aduciendo que podría entorpecer las investigaciones.
Según Sevilla, están verificando todavía algunos datos obtenidos de la declaración del detenido, y el caso está siendo asociado a la alerta de los hacker.
EL NUEVO DIARIO conoció extraoficialmente que el depósito se hizo desde el extranjero, y detrás del mismo está un peruano.
“Hackers” cuentan con ayuda interna
Por su parte, el Departamento de Ingeniería de la Red Nacional de Defensa los Consumidores (RNDC), emitió un comunicado con algunas advertencias para evitar fraudes electrónicos de parte de los “hackers”.
A este tipo de fraude, según ellos, se le conoce en informática como “phishing”, que no es más que inducir al usuario a que intercambie información con el delincuente por lo general con una página falsa o clonada.
De acuerdo con la información que manejan a nivel de Red, señalan que “siempre para que estos fraudes funcionen debe haber alguien que filtra cierta cantidad de información, como los correos electrónicos de los clientes y cuentas habientes.

La Red recomienda
* Si recibe un correo electrónico que le pide información personal o financiera, no responda. Las organizaciones que trabajan seriamente están al tanto de este tipo de fraudes, y, por consiguiente, no solicitan información por medio del correo electrónico. Tampoco lo contactan telefónicamente, ni mediante mensajes SMS o por fax.
* Si le preocupa el estado de la cuenta que posee en la organización que dice haber enviado el correo, o que lo ha contactado, comuníquese directamente utilizando un número telefónico conocido y provisto por la entidad u obtenido a través de medios confiables, como por ejemplo de su último resumen de cuenta.
* No envíe información personal usando mensajes de correo electrónico.
* En la medida de lo posible, evite ingresar al sitio web de una entidad financiera o de comercio electrónico desde un cyber-café, locutorio u otro lugar público. Las PC instaladas en estos lugares podrían contener software o hardware malicioso destinado a capturar sus datos personales.
* Verifique los indicadores de seguridad del sitio web en el cuál ingresará información personal. Al acceder al sitio web, usted deberá notar que la dirección web comienza con “https://”, donde la “s” indica que la transmisión de información es “segura”. Verifique también que en la parte inferior de su navegador aparezca un candado cerrado. Haciendo clic sobre ese candado, podrá comprobar la validez del certificado digital y obtener información sobre la identidad del sitio web al que está accediendo.
* Revise sus resúmenes bancarios y de tarjeta de crédito tan pronto los reciba. Si detecta cargos u operaciones no autorizadas, comuníquese de inmediato con la organización emisora.
* No descargue ni abra archivos de fuentes no confiables y permanezca siempre atento para evitar el acceso indebido a su información personal. Observamos que día a día aparecen nuevas estrategias de engaño. Su desconfianza y el cuidado con que analiza los sitios web en los que ingresa sus datos de identidad, son su mejor protección