Nacional

PDDH denuncia a clínicas de zaguán

* No hay control, afirma Procurador, y deberían cerrarlas

Rafael Lara

Un estudio realizado por la Procuraduría de Derechos Humanos señala que alrededor del 45 por ciento de las Empresas Médicas Provisionales (EMP) no cumplen con los estándares necesarios para su funcionamiento.
De las 47 EMP a nivel nacional, para el estudio se investigaron 15, de Managua, Matagalpa, Chontales, Chinandega y León, que significan el 31 por ciento de la cantidad existente que atiende a 380 mil afiliados.
Las deficiencias reflejan problemas de infraestructura dispersa, falta de espacio y de condiciones para la atención médica, no hay salas específicas para atención especial, y según los expedientes del personal médico, no todos tienen suficiente calificación.
También existe abuso de las EMP en la subcontratación de otras empresas, ya que muchas no cuentan con los equipos necesarios para brindar atención especializada, señaló Álvaro Osorio, responsable de Fiscalización de la PDH.
Falta de control
Por otra parte, señalan falta de control y supervisión del Ministerio de Salud (Minsa) y del Instituto de Seguridad Social (INSS).
Una encuesta del estudio revela que el 13 por ciento de los usuarios se quejan de maltrato por parte de los trabajadores de las EMP, teniendo como rango en primer lugar al personal administrativo, seguido de las enfermeras, y de los médicos en tercer lugar.
Así mismo, un 75 por ciento refleja insatisfacción en la calidad del servicio.
Sólo el 6.6 por ciento tienen cajas para quejas y denuncias, y quienes cuentan con ellas no las llevan de manera ordenada. Mientras tanto, las farmacias de estas empresas no están surtidas con los medicamentos dictados por el INSS.
Además, la supervisión está a cargo de trabajadoras sociales que no siempre se mantienen en el lugar, que no son especialistas en medicina y se centran sólo en el carácter administrativo.
Jorge Mendoza, Director de Defensa y Promoción de la PDDH, indica que en el carácter de infraestructura, descubrieron que de las 15 EMP visitadas, nueve son casas acondicionadas y no edificios para servicios de salud. De éstas, ocho no tienen unidades de cuidados intensivos, tres no tienen área de labor y parto, tres no tienen área de cirugía, y tres no tienen área de hospitalización.
Deberían cerrarse
El procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas, pidió que se cierren las EMP que no cumplen con los estándares reglamentados y que han violado la ley, haciendo de esto un gran negocio y un atentado para la salud y la vida de los afiliados.
“Históricamente ha habido apañamiento y complicidad de las administraciones anteriores del Minsa y del INSS para que se montaran estas clínicas de ‘zaguán’. Las actuales instituciones encargadas tienen que meterse a ordenar esto, porque lo que hay es un negocio grosero, que se lucra y juega con la salud de las personas”, expresó el procurador.
Sobre las acciones que se realizarán, Cabezas explicó que como Procuraduría de Derechos Humanos no podían intervenir en estas empresas privadas, sin embargo, toda la información se entregó a las instituciones para que tomen las medidas pertinentes según cada caso.
INSS hará investigación
El doctor Roberto Montenegro, Director General de Prestaciones en Salud del INSS, consideró que los datos expuestos son muy ilustrativos, y les da una idea de lo que ya sospechaban que estaba pasando.
“Estamos en la disposición de hacer los cambios que se requieran en base a las recomendaciones y la toma de medidas correspondientes. Nosotros también hemos ido impulsando cambios, para un mejor modelo de atención integral”.
El representante del INSS expresó que es prematuro hablar del cierre de las EMP violatorias de los reglamentos. “Haremos nuestros propios estudios y profundizaremos en el desempeño de cada una de las empresas con base en lo establecido, y trabajaremos en conjunto con el Ministerio de Salud, en la protección de nuestros asegurados”, dijo Montenegro.