Nacional

Alcalde de Tipitapa expulsa a auditores

* Contralores advierten que actuar del edil es objeto de sanción, y aseguran que “la auditoría se hace o se hace”

Luis Galeano

El alcalde Tipitata, Norman Córdoba, se negó a recibir ayer a los auditores de la Contraloría General de la República (CGR) que han sido acreditados para realizar una auditoría a su gestión, señalada de cometer innumerables actos de corrupción.
El vicepresidente de la CGR, Lino Hernández, dijo que la actitud del alcalde puede ser objeto de sanción de parte del ente fiscalizador, y que lo analizarán mañana, jueves, cuando se reúnan en pleno.
Los contralores colegiados decidieron poner coto a las intenciones del edil tipitapeño, de darle largas a la auditoría que aprobaron a su gestión con reiteradas solicitudes de prórroga, y ayer enviaron a los auditores para que inicien su trabajo en la revisión de las cuentas de esa municipalidad, pero Córdoba se salió con la suya y no los dejó entrar.
“Es mejor que se vayan”, les dijo
Los auditores llegaron a la alcaldía después de las 2:30 de la tarde, y luego de sostener una efímera reunión con el edil, salieron raudos hacia Managua, porque Córdoba les sugirió que era mejor que se fueran, aduciendo que en la comuna no había condiciones para que trabajaran, una excusa que ha puesto desde septiembre pasado y que ha impedido el inicio del examen contable.
Córdoba solicitó dos veces prórroga a los colegiados para evitar que la auditoría empezara, aduciendo falta de ubicación o espacio en la comuna para que los fiscalizadores hicieran su trabajo.
Los contralores le concedieron la petición, pero el edil consideró que la segunda vez le contaron como parte del período de gracia los días calendario, y no a partir de la notificación, a como según él, señala el Código Civil, y por ello reclamó ampliar el tiempo, consiguiendo un NO rotundo del Consejo Superior.
“Decidimos que la auditoría comience ya porque le hemos dado el tiempo suficiente al señor alcalde para resolver los problemas que, dice él, tiene en las oficinas de la alcaldía para ubicar a nuestros auditores, pero creemos que quien se tiene que ubicar es él y dejar de interrumpir el trabajo que hemos dispuesto hacer”, dijo por su lado el colegiado Guillermo Argüello Poessy.
Amenaza a Director de Auditoría
En julio de este año, los contralores decidieron aprobar la auditoría en la comuna tipitapeña después de observar serias denuncias de anomalías cometidas por las autoridades de esa comuna en la ejecución de dos proyectos y la compra de una papelería, así como desvío de fondos.
El pasado 26 de noviembre, Córdoba envió una carta al director de Auditorías de la Contraloría Marvin Vílchez, en la cual le reclama por no computar los días aprobados como prórroga a partir de la notificación, la cual considera que afecta sus derechos constitucionales, y que por tanto ha instruido a sus abogados a que tomen providencias del asunto, para que las situaciones señaladas sirvan de “pruebas irrefutables ante el Órgano Competente al que inste”.
“Nuevamente le insisto, que no poseemos local infraestructural para poder albergar a los auditores de la Contraloría, le aclaro esto en virtud de su desacertada actuación”, señala Córdoba en la carta a Vílchez.
El contralor Argüello Poessy señaló que “nosotros vamos a hacer esa auditoría quieran o no, y estoy seguro que preferimos hasta pagar el transporte diario a los auditores para que se cumpla con lo que ha dispuesto el Consejo, así que no hay manera de pararla, la auditoría va porque va”.
Lo mismo opinó Hernández, al indicar que “esa auditoría está aprobada y se va a hacer, porque no es razón suficiente lo expuesto por el alcalde, porque ya se le dio el suficiente tiempo para que acondicionara las instalaciones de la alcaldía y nos deje trabajar”.