Nacional

Contratos gubernamentales pasan a Notaría del Estado

* Contraloría acaba con “dobles sombreros” de asesores * Algunos como Pablo Beteta se hicieron millonarios

Luis Galeano

El Consejo de Contralores decidió el jueves, de manera unánime, que los contratos en los cuales intervenga el gobierno a través de cualquiera de sus entidades, deben hacerse en la Notaría del Estado y no a través de asesores legales de las distintas instituciones, como se ha estilado hasta hoy.
El contralor Guillermo Argüello Poessy informó que la decisión la tomaron a partir de una consulta hecha por el Ministerio de Energía y Minas y el Ineter, en la cual planteaban si el pago de honorarios a los asesores legales de una institución, cuando actuaban como notarios en escrituras o contratos, era normal.
Señaló que la Corte Suprema ha dicho que el pago de abogados o asesores legales no incluye el pago de sus funciones como notarios, pero que en el pasado ha habido casos en los que el Estado ha desembolsado jugosas cantidades a favor de personas que son asesores legales de una entidad pública, y a quienes sólo por hacer una escritura se les paga dinero aparte.
El abogado Pablo Beteta sacó millones de córdobas del Estado cuando elaboró contratos con Enitel en la Administración de Arnoldo Alemán, y un ejemplo más cercano fue el de la ex magistrada Josefina Ramos, que obtuvo 32,800 dólares de INE por elaborar unos contratos de explotación y exploración petrolera en el Caribe.
“Creemos que es bueno que los contratos en los que aparece el Estado adquiriendo, comprando o vendiendo sean hechos en la Notaría del Estado para fortalecerla, consideramos que es mejor que todo asunto legal se haga ahí”, dijo Argüello.
Agregó que la medida también le dará seguridad a los protocolos del Estado, porque en la actualidad, cuando un notario muere, su protocolo es heredado a alguno de sus hijos si es abogado, mientras que de ahora en adelante, quedarían en la Notaría del Estado.
Argüello indicó que solicitarán al procurador general, Hernán Estrada, una reunión para conversar del tema y determinar a partir de cuándo y cómo se ponen de acuerdo para implementar esta decisión.