Nacional

Avellán libre, promete dedicarse sólo a Dios

* Téller, por su parte, resarcido en sus gastos, ofrece otra versión para perdonar al acusado

Lizbeth García

El ex diputado Fernando Avellán salió en libertad ayer, porque los miembros de un tribunal de jurados lo declararon no culpable de la autoría de lesiones dolosas en perjuicio de Leonel Téller, quien perdonó y desistió de seguir acusando a “su hermano liberal”, porque quería la paz, y porque éste le pagó seis mil dólares por los gastos médicos en que incurrió por la lesión en la nariz.
Avellán estuvo dos meses y siete días preso en “La Modelo”, por lo que ayer dio gracias a Dios, a quien dijo que se entregará, por lo que anunció su retiro del mundo de la política para dedicarse al Creador y ayudar a los reos y funcionarios del Sistema Penitenciario Nacional, donde hizo muchas amistades.
El ex diputado y ahora ex reo, dijo que su vida en adelante va a ser “bien difícil, porque a partir de este momento mucha gente me va a provocar, y para mí va a ser bien difícil defenderme, porque todo el mundo va a decir: ‘Ve, me pegó’, entonces voy a tratar de evitar provocaciones”.
Por su parte, Téller aclaró que si desistió de seguir acusando a Avellán, fue porque ayer (el jueves) que almorzó con el doctor y ex presidente Arnoldo Alemán, éste le dijo que por la paz y la tranquilidad de las dos familias víctimas, “él deseaba que todo esto se arreglara, y que Fernando saliera libre y que aquí todo mundo hiciera las paces por la paz de Nicaragua”.
Fiscalía acusada de arnoldista y corrupta
El vocero del PLC aclaró que el juicio estuvo apegado a derecho, y que en el mismo no hubo ninguna influencia política, afirmación con la que salió al paso a la denuncia que Avellán hizo durante el juicio en contra de la Fiscalía, institución a la que acusó de corrupta por decidir seguir instando el proceso, pese a que Téller desistió del mismo por no sentirse ofendido, por considerar que no hubo delito y “porque todo fue producto de la ofuscación y malos entendidos”.
La fiscal Massiel Briceño explicó que si decidió llevar el juicio hasta el final, es porque por la naturaleza del delito, que es de orden público y no admite mediación ni desistimiento, tenía la obligación de concluirlo, pese a que la víctima había desistido del mismo.
El juez quinto penal de juicio, Sergio Palacios, compartió el criterio fiscal, y señaló que aunque el acusador particular haya abandonado la acción y desistido de la misma, eso no podía interpretarse como una extinción de la acción, dado que el delito es de acción pública y podía ser seguido de oficio.
Como se recordará, Avellán fue encarcelado el 23 de septiembre, poco después de que le propinara a Téller un golpe en la nariz que le provocó una cicatriz permanente y visible de un centímetro, y fractura en el tabique nasal y daños oftálmicos.
Téller explicó en el juicio que la cirugía reconstructiva le costó ocho mil dólares, pero con los seis mil dólares que le entregó Avellán se daba por satisfecho, por lo que después que el jurado leyó el veredicto, le dio la mano al acusado y hasta lo abrazó, y éste, por su parte, le agradeció su caballerosidad.