Nacional

Identificación igual para los residentes e indocumentados

* Medida favorecerá a unos nueve mil nicaragüenses residentes en esa ciudad de EU

San Francisco, California

El alcalde de San Francisco, Gavin Newsom, firmó la legislación de ley para emitir tarjetas de identificación a todos los residentes de la ciudad, incluyendo a los indocumentados, aprobada por la Cámara de Supervisores que equivale al Concejo, en dos votaciones por semanas continuas y que resultó con 12 votos a favor y 1 en contra, en sendas sesiones.
San Francisco, por décadas santuario para inmigrantes y siempre a la vanguardia en temáticas controversiales que se debaten en la nación, sin que lleguen a conclusiones como la rechazada reforma de leyes migratorias, se convierte en la primera gran ciudad en la Unión Americana que dará una tarjeta de identidad oficial, legal e iguales privilegios de los que tendrán los residentes legales y ciudadanos nativos o naturalizados.
La tarjeta beneficiará a uno 9 mil nicaragüenses indocumentados, según estimaciones de organizaciones comunitarias de asistencia a los inmigrantes, y a decenas de miles de otras nacionalidades.
La emisión de estas tarjetas iniciará en agosto del próximo año con un costo de 15 dólares, pero será sin costo para menores de edad, personas de la tercera edad e indigentes.
El alcalde Newsom dijo a END que para él es satisfactorio proveer un ligero alivio a los indocumentados, que por falta de una identificación oficial no pueden abrir una cuenta bancaria, pasan dificultades en las escuelas para matricular a sus hijos y no tienen acceso a programas de ayudas alimenticias o salud, que ofrece la ciudad y Condado de San Francisco.
Newsom, quien siempre se ha mostrado amable con los medios de comunicación y tiene gran simpatía por los inmigrantes, sobre todo por los nicaragüenses, pues en una ocasión nos mostró en el salón de recepciones junto a su despacho, unas piezas de cerámica que dijo se las regaló el ex presidente Enrique Bolaños cuando visitó San Francisco, es un férreo opositor a las redadas de Migración, y ha peleado contra los federales cuando en la ciudad han realizado algún operativo. Sobre las críticas de los antiinmigrantes, especialmente algunos republicanos, de no dar documentos a quienes no tienen un estatus migratorio, dijo firmemente que son palabras de necios y no quiso comentar nada.
La tarjeta no es buena para conducir automóviles ni para programas estatales ni federales, por lo que hasta para entrar a sus edificios en San Francisco, podría ser rechazada.
Sin embargo, la Policía de San Francisco y todos sus funcionarios de gobierno municipal estarán en la mejor disposición de reconocer al portador del documento como un residente de la ciudad y darle el apoyo que necesite, y nunca sabrán si la persona que la presente es o no un indocumentado, porque todas serán iguales.