Nacional

Denuncian persecución sindical en el Minsa


Rafael Lara

Trabajadores afiliados a la Confederación de Trabajadores de la Salud (Contranicsa) denunciaron ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), que la dirección del Ministerio de Salud está tratando de “descabezar” a los sindicatos que no son de filiación sandinista.
Martín Portillo, secretario general de (Contranicsa), aseguró que del comité ejecutivo de su confederación fueron despedidos ocho dirigentes, y los que quedaron fueron trasladados a diferentes áreas del Sistema Local de Atención Integral de Salud.
El sindicalista comentó que les están aplicando la Ley 111 de la Carrera Administrativa, que aborda la reestructuración de personal, pero estas acciones deben acatar el convenio colectivo, que establece que para hacer efectivo el traslado, debe haber mutuo acuerdo entre las partes. Portillo señaló directamente a Humberto Murillo, Director de Recursos Humanos del Minsa, como uno de los principales orquestadores de la acción para descabezar a las organizaciones sindicales de tendencia liberal, que más reclaman por sus derechos. Además, aseguró que han tratado de neutralizar a su organización sindical tomándose las oficinas.
Por su parte, Marcos Carmona, Secretario Ejecutivo de la CPDH, comentó que entre las denuncias de despidos, violación al convenio colectivo y persecución, también agregaron la instauración de hacer jornadas obligatorias “rojinegras”.
Carmona dijo que investigarán a fondo cada una de sus acusaciones, pero realmente preocupa a la CPDH que ésta no sea la única institución gubernamental donde suceden despidos injustificados.
“El gobierno está ejecutando centenares de despidos. En la CPDH tenemos hasta este momento más de 900 denuncias, y encontramos que eran despidos ilegales en diversas instituciones del Estado, como el Ministerio de Educación, el Instituto de Estadísticas y Censos, además del Instituto de Seguridad Social y el Ministerio de Transporte e Infraestructura, y ahora el Ministerio de Salud.
Señaló que es importante que este gobierno no se ensañe con los trabajadores, pues, por el contrario, debería estar defendiéndolos.