Nacional

Grita en San Juan del Sur por tala de árboles


T Motosierra edilicia arrasó con veteranos chilamates, laureles, robles, malinches, almendros, palmeras y jícaros
Lésber Quintero

La tala de enormes árboles la mañana del miércoles, frente a la bahía de San Juan del Sur, encendió los ánimos de decenas de pobladores, que no podían creer cómo trabajadores de la municipalidad talaban ancestrales chilamates, laureles de la India, robles, malinches, nim, almendros, palmeras y jícaros que adornaban la avenida que va del BDF a la entrada del muelle.
Los pobladores se mostraron molestos y alegaban que los más de 40 árboles que botaron eran históricos y servían de sombra a los que llegaban a disfrutar del mar. Sin embargo, el argumento de las autoridades municipales es que la tala de los árboles era necesaria para dar pase a la construcción de un moderno malecón, único en Nicaragua, el cual se prevé estará listo a finales de enero del próximo año.
De acuerdo con documentos proporcionados por funcionarios de la alcaldía de San Juan del Sur, dentro del área de construcción se encontraban 43 árboles, entre ellos diecinueve de laurel de la India, tres de roble, y ocho de chilamate.
En el documento señalan, a la vez, que fue la Comisión Ambiental Municipal (CAM) de San Juan del Sur la que avaló la tala.
El visto bueno se dio el diez de septiembre de este año, cuando funcionarios de la alcaldía presentaron a los 23 miembros de la CAM, el proyecto del nuevo malecón, y ahí quedó en acta que el ingeniero Roberto Corea Amador, representante del Inafor y miembro de la CAM, acordó la tala de los árboles tras argumentar que la mayoría eran arbustos, que no eran de madera preciosa ni estaban en veda.
Posteriormente, en reunión del 26 de noviembre, los miembros de la CAM, entre los que sobresalen responsables de la Alcaldía, del Marena y del Inafor, ratifican la decisión de talar los árboles “en aras del progreso de esta ciudad turística, considerando que los árboles que serán retirados del boulevard serán replantados en ambos lados de la vía en mayor número que los actuales”.
En una nota de prensa de la municipalidad, el alcalde Eduardo Holmann reconoce la inconformidad que se ha desatado entre algunos pobladores por haber talado los árboles, pero según él, son obras que necesariamente se tienen que hacer. “Hay quienes se oponen al corte de los árboles, pero creemos que siempre que se corte uno hay que sembrar más y ubicarlos de manera que estéticamente vayan con un diseño armónico con la naturaleza y con una fisonomía urbana”, explicó el alcalde en la nota de prensa.