Nacional

Cero: “Está agarrando mucha presión la olla”

* Denuncia que activistas FSLN promueven tomas de tierras de desmovilizados de la Resistencia

¿Qué hecho o sensación puede llevar al miedo a un hombre al que muchas balas le han pasado sobre su cabeza durante la mayor parte de su vida? Edén Pastora, el legendario comandante guerrillero, denunció ayer que las tomas de tierras alentadas por sectores simpatizantes al gobernante Frente Sandinista, están creando un peligroso caldo de cultivo de violencia en el campo nicaragüense.
“Tengo miedo, y cuando alguien que ha arriesgado la vida muchas veces siente miedo, es porque huele el peligro y algo grave se siente en el ambiente”, dijo Pastora antes de denunciar que organizaciones campesinas que sirvieron a la Resistencia Nicaragüense en los años ochenta, peleando precisamente contra el primer gobierno de Daniel Ortega, están haciendo un dramático llamado a las instituciones estatales y no gubernamentales a “parar un derramamiento de sangre”.
“Yo estoy reproduciendo un grito de auxilio que se está escuchando en el campo. Se está dando una situación difícil, los de la Resistencia tienen 14 años de estar peleando sus tierras, en toda Nicaragua, principalmente en una zona donde han hecho cooperativas, en El Rama al norte y al sur, yo les he ayudado a poner las denuncias porque conozco a muchos de ellos, pelearon conmigo en Alianza Revolucionaria para la Democracia (ARDE) y otros en el Frente Norte”, dijo “Cero”
“Pero se está dando una situación última, que estas tierras que ellos han peleado, las están invadiendo gente mandada por el FSLN, y muchos de ellos están armados; entonces ahorita estoy viendo un peligro de una violencia extrema, imaginate que empiecen a matarse esos campesinos”, dijo Pastora, quien precisó que las denuncias llegan de toda Nicaragua: Waslala, Río Blanco, El Ayote, Nueva Guinea, Río San Juan y El Rama.

“Están por matarse”
Una de las denuncias, proveniente de El Rama, señala a los delegados del FSLN en el sector, Celestino García y Juan Soza, de estar mandando gente a invadir las tierras asignadas a los campesinos, que, desde allá, advierten que no se dejarán sacar de las propiedades entregadas por el Estado en concepto de cumplimiento al Plan de Desmovilización de la Resistencia en 1990.
“Están por matarse. La situación está explosiva”, expresó Pastora, quien señaló que para evitar un baño de sangre habló con el procurador general de la República, Hernán Estrada, con la ex intendente de la Propiedad, Mireya Molina “con todo mundo, menos con Daniel Ortega, pero nadie ha dado respuesta”.
Según el ex guerrillero, uno de los primeros disidentes del FSLN ya en el poder, los delegados del FSLN “están provocando a la Resistencia, son señales muy alarmantes, es una caldera que está agarrando vapor, es un volcán que está acumulando energía”.
“Aquí estamos distraídos con los CPC, no vemos el peligro que se está fraguando allá, yo quiero denunciar esto, que no se diga que no hubo una voz que denunciara esto, es peligrosísimo”, insistió Pastora, quien llamó a las partes a la cordura, pero insistió en que el gobierno debe prestar atención a posibles abusos de parte de las estructuras partidarias en el sector campesino.