Nacional

Actual jefatura policial ha demostrado firmeza

* Analizan en foro normas jurídicas que imposibilitan acceso a la justicia de víctimas de delitos

Heberto Rodríguez

La Policía Nacional y el Centro Nicaragüenses de Derechos Humanos (Cenidh), han unido esfuerzos para identificar prácticas y normas jurídicas que imposibilitan el acceso de la justicia a víctimas de delitos, lo que ha provocado una percepción generalizada de la población de que existe mucha impunidad.
Según el director ejecutivo del Cenidh, Bayardo Izabá, el sentir de las víctimas de delitos es que “van a la Policía, pasan todo un proceso por la Fiscalía y jueces, y al final el sentimiento que te queda es que no accediste a la justicia, y que ahí anda el delincuente en la calle”.
Ante esta problemática, la Policía y el Cenidh han organizado una serie de foros regionales, los que han permitido analizar la temática sobre las actuaciones policiales, el acceso a la justicia y el respeto a los derechos humanos, proceso que desde agosto de este año ha sido acompañado por el resto de los operadores del sistema de justicia.
En ese sentido, se decidió cerrar este proceso de consulta celebrando ayer en Managua el Primer Foro Nacional de Promoción y Protección a los Derechos Humanos y Acceso a la Justicia.
“Contrario a lo que pueda pensarse o creerse, aunque parezca paradójico, esta Policía es una de las instituciones en Nicaragua que más trabaja por la defensa, promoción y protección de los derechos humanos en nuestro país, y lo hacemos a costo de nuestras propias vidas”, dijo la primera comisionada Aminta Granera.

Amplia cobertura
Luego agregó que en esta labor la Policía atiende un promedio de 13 mil 500 denuncias mensuales, y realiza unas 800 mil actuaciones operativas.
Hasta hoy, la Policía ha entrado en contacto a través de sus servicios, con tres millones 200 mil nicaragüenses.
Granera expresó que estas actuaciones policiales, este contacto permanente y sistemático expone también a un riesgo enorme de la equivocación.
“En este sentido, la inspectoría general, la División de Asuntos Internos, la División de Supervisión y Control, juegan un rol fundamental en vigilar la actuación y comportamiento de nuestros miembros, y trabajando de forma conjunta con los distintos organismos de derechos humanos, creo que hemos venido trabajando realizando un buen trabajo”, explicó.
En lo que va del año, por ejemplo, Asuntos Internos ha recibido mil 286 denuncias, de las cuales sólo 490 han resultado positivas. Es decir, que un 38 por ciento de las denuncias que se reciben resultan ciertas.
Además, en el año, 2 mil 189 policías ha sido investigados, y de ellos 738 han resultado con alguna responsabilidad y han sido sancionados. Entre estas sanciones sobresalen 152 bajas por realizar actos que son “incompatibles con los principios de la institución policial”.
Al respecto, Granera sostuvo que “si comparamos estas cifras con la cantidad de actuaciones policiales, con las más de tres millones de personas con que entramos en contacto a lo largo del año, podemos ubicar las cifras en un contexto que nos ayuda a entender el compromiso de esta Policía con el respeto y la promoción de los derechos humanos”.
En el caso del Cenidh, las denuncian oscilan entre las 500 ó 600 en contra de miembros de la Policía Nacional, pero el porcentaje de comprobación es mayor, ronda por el 50 por ciento.
Sin embargo, el director ejecutivo del Cenidh, Bayardo Izabá, refirió que “definitivamente, en relación con años pasados, vemos una actitud más firme de esta nueva jefatura en sancionar a aquellos policías que incurren en faltas y delitos que constituyen violaciones de derechos humanos”.
Además, ya no está dando de baja deshonrosa sólo a policías de línea u oficiales de menor jerarquía, están yéndose inclusive jefes fuera de la Policía”, concluyó.