Nacional

Polio en mira de Bill Gates

* Famosa pareja también ha desatado luchas contra la malaria y el sida

E. De B., Madrid
EL PAÍS

Hace un mes fue la malaria, y ahora, la Fundación Bill & Melinda Gates ha puesto la polio en su punto de mira. Esta enfermedad infecciosa está erradicada de la mayoría de los países del mundo, pero no acaba de desaparecer. Quedan cuatro países en los que hay cepas del virus que causa esta enfermedad, que afecta sobre todo a los niños y tiene graves secuelas, como la parálisis. Son India, Pakistán, Afganistán y Nigeria.
Aparte de ellos, en otros siete se han detectado casos este año, pero se considera que son importados: tienen su origen en alguno de los cuatro países mencionados. En total, en lo que va de año la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha registrado algo menos de 800 casos. La mayoría se han dado en la India (392) y Nigeria (229), según su último recuento.
Ayer, la Fundación Bill & Melinda Gates anunció una donación de 100 millones de dólares (unos 67 millones de euros) para erradicar la enfermedad. La propuesta se ha hecho al alimón con los Rotarios, una asociación benéfica de empresarios que se ha comprometido a igualar la oferta de la Fundación “dólar a dólar”: cada vez que la organización de los Gates haga una aportación, los Rotarios la igualarán.

Fracaso de la OMS
La OMS ya se había propuesto eliminar la polio, y se dio 2005 como fecha límite. Pero fracasó. Las condiciones de algunos países --como la negativa de los ulemas del norte de Nigeria a que se vacunaran los niños; la guerra y la inestabilidad en Afganistán y algunas zonas de Pakistán-- impidieron que se consiguiera la meta.
“La prevención de los casos de polio en dichas naciones es más costosa, debido al aislamiento geográfico, la fatiga de los trabajadores de la salud, los bajos índices de cobertura inmunitaria, las guerras y las barreras culturales”, admitieron ayer ambas organizaciones en un comunicado conjunto.
El anuncio es un paso más en el protagonismo que, dentro de las políticas sanitarias mundiales, están tomando las ONG y fundaciones ligadas a grandes nombres.
El mes pasado, en Seattle --donde tienen su sede--, Bill y Melinda Gates reunieron a las 300 personas que más saben de la lucha contra la malaria para impulsar la erradicación de esta enfermedad. En agosto, su objetivo fue el sida. Ahora es la polio. Lo mejor es que, cada vez, arrastran a otros filántropos.