Nacional

Cepad y sus 35 años contra la pobreza


Una admirable gratitud demostraron siete comunidades del municipio de Wiwilí, departamento de Jinotega, 300 kilómetros al norte de esta capital, en los actos de celebración del 35 aniversario del Consejo de Iglesias Evangélicas Pro Alianza Denominacional, Cepad.
ONG de inspiración cristiana, nació el 27 de diciembre de 1972, tres días después de que un terremoto destruyera el centro de Managua. La celebración se inició con una feria local donde se vendieron hortalizas, verduras y frutas.
La niña de seis años, Yoeldi Peralta Jirón, sorprendió a la concurrencia por su soltura al declamar una composición donde se criticaba la extinción de algunas especies de la fauna de la localidad, y la destrucción de los bosques de la misma.
Nick Kleck, del Servicio Cristiano Mundial de Nueva Zelanda, invitado al acto, dijo que el Cepad, a la par que proclama el evangelio combate la pobreza, que es la injusticia más grande que pueda existir.
Luz Adilia Tinoco, presidente de la Asociación de Desarrollo del Kilambé, Asdeck, dijo que gracias a los esfuerzo de todos y a la asesoría del Cepad están listos para continuar el proyecto ecoturístico en la reserva y el trabajo de desarrollo local.
Manuel Dávila Salmerón, uno de los tantos beneficiarios de los proyectos de capacitación que han recibido de los técnicos de la institución, hoy procesa su café sin contaminar los ríos y medio ambiente.
Rosa Rodríguez, delegada de la Alcaldía de Wiwilí, reconoció que el Organismo Cristiano está contribuyendo con el desarrollo social de la zona al organizar y capacitar a líderes de siete comunidades que hoy protegen los recursos naturales de la reserva de la cordillera del Kilambé, donde brotan 17 fuentes de aguas cristalinas que abastecen a la población.
Servicios en tiempos difíciles
El pastor René Valle, del comité pastoral de Jinotega, en su reflexión bíblica resaltó el servicio en época de desastres y en el desarrollo de las 33 comunidades donde trabaja la institución combatiendo la pobreza con proyectos de crianza de aves de corral y de cerdos, y con la producción de frutas, verduras y granos básicos.
La directora del Cepad, ingeniera Damaris Albuquerque, recordó que la institución también desempeñó un gran papel en los años 80, en el desarme a través de las comisiones de paz, al terminar la guerra entre el Ejército y la Contra.
En Managua, en la primera Iglesia Bautista se celebró un culto de acción de gracias, donde se entregaron diplomas y broches de reconocimiento al fundador y ex presidente del Cepad, doctor Gustavo Parajón, a los ex presidentes, pastores Marcos Gaitán, José Alguera, Gustavo Leytón y empleados con más de 20 años de trabajo para el organismo.