Nacional

Confusión, retraso y colas con nuevo modelo judicial


Eloisa Ibarra

La primera semana de implementación del nuevo modelo de Gestión de Despachos Judiciales se ha convertido en un verdadero tormento para los usuarios de los juzgados de Managua y retrasos en el trabajo de los jueces.
Pese a las quejas, el Presidente del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM), Gerardo Rodríguez, delegado por el Consejo Nacional de Administración y Carrera Judicial de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), dijo que en todo comienzo es normal que haya problemas, y que con la primera semana no se puede medir la eficiencia del sistema.
Las principales quejas de abogados litigantes y usuarios de los juzgados son: la largas filas en la Oficina de Recepción de Escritos y en las ventanillas de archivo en trámite, el retraso en el envío a los juzgados para las audiencias de los expedientes y escritos de intercambio de información y pruebas, y la confusión con expedientes que no aparecen por ninguna parte.
Para cada una de esas inquietudes, Rodríguez encuentra respuestas, aunque reconoce de entrada que la avalancha de los usuarios y las largas colas son una realidad, que será superada en los próximos días e insiste en que el sistema no se puede medir en una semana.
Rodríguez atribuye las largas filas a que mucha gente no sabe o no conoce adónde ir a realizar su diligencia, tal vez por falta de señalización; aunque hay varias ventanillas, no atendían todas porque no tenían las computadoras, y la gente se concentraba en las primeras dos ventanillas y las demás estaban vacías.
Los reclamos
En relación con el reclamo de los abogados de crearles ventanillas especiales en las oficinas de atención al público, aparte de los demás usuarios, Rodríguez considera que eso sería un error, porque ellos son los que más consultan y sus ventanillas se mantendrían más llenas.
Para disminuir las largas filas, el jueves pasado trasladaron tres ventanillas de las Oficinas de Atención al público a otro lugar temporal, y las destinaron sólo para lo penal, y las demás quedaron para lo civil, que tiene mayor demanda.
Rodríguez reconoció que desde antes de comenzar la implementación del nuevo modelo, tenían problemas críticos con los expedientes, porque estaban pasando de los juzgados a las oficinas de archivo en trámite.
“Ese fenómeno de que no aparezcan los expedientes es transitorio, si el expediente no está en archivo, está en el despacho o en traslado, así sucedió en el TAM y el problema se superó”, dijo.
Afirmó que los fiscales, procuradores y defensores públicos tienen ventanillas especiales para ser atendidos porque son los que tienen mayores casos. Rechazó que haya retrasos en la realización de audiencias de los reos que llegan detenidos, porque hay salas destinadas para ese fin, sin que los jueces tengan que pedir que reserven sala, como deben hacerlo para los juicios que son programados.
Urgen jueces ejecutantes
En relación con los embargos y requerimientos, explicó que aunque legalmente cualquier juez puede hacer embargos, secuestros y requerimientos, el nuevo modelo no lo permite desde el punto de vista administrativo, y por eso se requiere el pronto nombramiento de los jueces ejecutantes.
Rodríguez espera que la situación se normalice a mediados de enero, cuando se podrán ver los verdaderos problemas del sistema.
El sistema también ha trastocado el trabajo de los jueces, que se reunieron de emergencia esta semana para discutir la problemática que trajo consigo la aplicación del nuevo modelo de gestión de despacho judicial, el que según dicen, les está acarreando retardación de justicia.
Los jueces --que no se identificaron por temor a represalias-- explicaron que uno de los problemas que han tenido es que muchos de los expedientes que tenían en trámite “no aparecen” a la hora celebrar las audiencias, pese a que los mandan a pedir con un día de anticipación.
También han tenido problemas con los coordinadores de las diferentes áreas que se supone son de apoyo para que el juez se dedique sólo a impartir justicia, pero supuestamente éstos “quieren mandar más que uno”, comentó uno de los administradores de justicia.
Otro de los problemas que tienen los jueces es con las salas para realizar juicios y audiencias, las que ahora son de uso múltiple, es decir, son usadas por todos, pero entre una audiencia y otra, tienen que esperar horas para utilizarlas.
Rodríguez aseguró que no hay problemas con el empleo de las salas, pero hay personas que se resisten a los cambios, y en relación con los retrasos en llevar los expedientes a las audiencias, pidió comprensión mientras se normaliza la situación.
Reconoció que al inicio habrá fallas en el sistema porque significa pasar 60 mil expedientes en materia, penal, civil y laboral a la Oficina de Archivo de Asuntos en Trámite, y por error o falta de experiencia al inicio, podrían darse problemas.