Nacional

Suspenden juicio a violador de menores

* Acusado de contagiar a niños en centro de “protección”

Lizbeth García

Por falta de testigos, se suspendió ayer el juicio oral y público para Jorge Sanabria Pérez, quien tiene el Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida (Sida) y está acusado de violación, abusos deshonestos y lesiones sicológicas en perjuicio de cuatro niños que estaban en el centro de protección “Sí a la vida” de Villa Austria.
La vista que arrancó este viernes por la mañana con la selección e integración del Tribunal de Jurados, continuará el próximo tres de diciembre en el Juzgado Tercero Penal de Juicio, a cargo de la doctora Rosario Peralta.
El juicio se realizó a puerta cerrada a petición del abogado defensor del reo, medida a la que no se opuso la representación fiscal, Eyra Jirón, porque las víctimas son menores y los delitos son de carácter sexual.
Aunque no hubo comentarios al respecto, el temor de la Fiscalía es que el jurado emita un veredicto de no culpabilidad a favor del acusado porque padece de una enfermedad que lo llevará a la muerte tarde o temprano, situación que el tribunal podría llegar a considerar como una “pena natural”.
Según la acusación, el acusado llegó a trabajar al centro “Sí a la vida”, donde vivían los niños, el dos de junio de 2006, pero los abusos presuntamente empezaron en septiembre de ese año, cuando el docente estaba de turno por las noches, y cuando no había nadie en la casa hogar los fines de semana.
Del intercambio de información y pruebas se desprende que en un mismo mes, aparentemente, el acusado abusó al menos cinco veces a cada una de las víctimas en distintos momentos y modalidades, que van desde los tocamientos lúbricos hasta sexo contranatura.
Las pruebas revelan que el acusado usaba condón, el que las víctimas describen en sus relatos como “chimbombas de colores”, por lo que las autoridades no se explican cómo es que Sanabria contagió a sus víctimas.
Hasta ahora, los únicos cuatro elementos que tiene a su favor el acusado son su record policial que está limpio, múltiples certificados de capacitaciones, y un buen currículo de trabajo. La tesis de la defensa es que los niños tenían relaciones entre sí y cuando Sanabria se enteró de eso y denunció el caso, “le echaron el muerto”.
Hay que decir que por este mismo caso hay un menor de edad acusado por violación ante la justicia especializada. Ese niño fue trasladado en septiembre del año pasado a un centro de protección de León, pero ahí los médicos detectaron que tenía una enfermedad venérea.
Al ser trasladado a Managua, el niño dijo que había tenido relaciones sexuales con otros dos menores del Centro “Sí a la vida”, pero éstos a su vez, confesaron que Sanabria los había abusado.