Nacional

¿Corrupción tras decapitaciones del Marena?

* Lo de “otras tareas” fue para evitar escándalo y ocultar a donantes * Si Estado paga faltantes, ¿estará financiado a CPC de Las Minas? * Edwin Castro abogó por Manzanares y Ortega lo puso quieto

María Haydée Brenes

El discurso oficial de la ministra de Ambiente y Recursos Naturales, Juana Argeñal, sobre la destitución del viceministro Jacobo Charles Simeon y del secretario general de la institución Raomir Manzanares, fue que ambos estaban siendo destinados a nuevos cargos, el primero en las comunidades indígenas de Las Minas y el otro como asesor de la Comisión de Medio Ambiente de la Asamblea Nacional.
Sin embargo, denuncias y documentos en poder de EL NUEVO DIARIO señalan que la destitución de ambos personeros se dio cuando la ministra se enteró de “supuestos malos manejos y desviaciones” de los fondos del Programa de Apoyo al Sector Medio Ambiente fase II (Pasma II) financiado por el Reino de Dinamarca.
Y es que de los 130.9 millones de coronas danesas (270 mil dólares) que debían ser ejecutados en la reserva de Biosfera Bosawás, de 2008 a 2010, por el Pasma II, con el objetivo de fortalecer las organizaciones propias de los indígenas y apoyar la legalización del derecho de los indígenas a sus tierras, fueron reducidos según los datos a 110 mil dólares sin haber sido invertidos en el territorio.
Según algunos trabajadores, que omiten su nombre por temor a represalias, el viceministro Jacobo Charles exigió que le fuese otorgada a la dirección general del Marena una de las chequeras del proyecto Pasma II, de la cual tenía firma libradora el secretario general Raomir Manzanares.
De esta libreta de cheques salieron más de una decena, con montos entre los 41 mil y siete mil dólares a nombre de Gregorio Lino Simeon, Alpinio Palacios Simeon y otros familiares del viceministro que habitan la comunidad de Sakalwás, los cuales eran cambiados por conductores y trabajadores de Marena, que después entregaban el dinero a Jacobo Charles Simeon, quien argumentaba, para que se ejecutara esta acción, que en Las Minas donde debían ser distribuidos los cheques, no había sucursal de Bancentro.
Ocultando evidencias
Los trabajadores que contactaron a EL NUEVO DIARIO manifestaron que con la destitución de Manzanares y Charles Simeon, así como con el despido de sus asistentes y una auditoria inmediata que está siendo realizada por Luisa Adilia Téllez, lo que la titular del Marena está haciendo es enterándose del desfalco total, pero a la vez ocultando evidencias y no saneando la corrupción.
“Ellos están demasiado callados con ese tema, despidieron a las asistentes, y pasaron a la Secretaría General a la persona que estaba a cargo de las finanzas del Marena, simplemente porque quieren cortar de aquí, pegar allá y no quedar mal con los daneses que son los donantes, cuando lo que deberían hacer es denunciar ante las instituciones competentes esta situación”, señalaron.
Prepotente, alocado, coercitivo
En una carta emitida pocos días después de la destitución de Jacobo Charles Simeon, fechada el 16 de noviembre del 2007, Jacobo Sánchez, director de la Secretaría Técnica de Bosawás, hace referencia a la ministra Argeñal sobre las amenazas, presiones y actuar del ex viceministro.
En la misiva Sánchez le refiere a Argeñal que Charles Simeon se caracterizó por actuar de forma intempestiva y coercitiva.
”El sistema anárquico, alocado de trabajo de dicho compañero era del dominio público, y ¿qué podía hacer un subalterno al respecto? NADA, SIMPLEMENTE NADA, más que aconsejarlo, más de alguien que sólo vivía de comandante aquí, comandante allá, y para todo el cuento del comandante. De que si “estás jodiendo” tu cabeza esta en juego y cosas similares como una práctica cotidiana de trabajo”, refiere textualmente un párrafo de la carta.
También la misiva hace énfasis en el apoyo al equipo indígena que constaba de familiares del ex viceministro, lo cual se convirtió en una situación contraproducente para el trabajo en los territorios. “El equipo era inexperto y no estaba preparado para cumplir las tareas asignadas, consideré pertinente hacérselo ver para mejorar, pero esto devino en inconformidad, presiones y advertencias”, cita la carta.
Para concluir, la misiva señala que estas situaciones y otras fueron en la labor de orden institucional, pero advierte: “Lo que haya hecho en el marco del desempeño de su cargo, y que signifique alguna acción al margen de lo correcto, eso es asunto de él y competencia de las instancias correspondientes”.
¡Daniel se lo debe!
También los trabajadores dijeron a EL NUEVO DIARIO que al ser informado sobre su destitución, Raomir Manzanares se marchó del Marena, y esa misma tarde se presentó el diputado Edwin Castro a las instalaciones, donde se reunió con la ministra Argeñal abogando por Manzanares.
“Daniel se lo debe”, fueron las palabras de Castro a la ministra Argeñal, quien llamó al presidente Ortega y éste le dijo a Castro que se regresara a la Asamblea, que nada tenía que hacer en el Marena, manifestaron los trabajadores, quienes dicen que la orden de Ortega se escuchó por el altavoz del teléfono.
“Al parecer, el diputado Castro llego diciendo que Daniel le debía el cargo a Manzanares, porque el día que los candidatos a presidentes se presentaron al debate presidencial televisivo Daniel no acudió con el pretexto de estar firmando la Agenda Ambiental con el Club de Jóvenes Ambientalistas, de la cual es director general Manzanares”, comentaron.
EL NUEVO DIARIO se comunicó vía telefónica con Raomir Manzanares para que diera su versión acerca de esta denuncia, pero pese a que contestó en el 8523078, al ser abordado sobre el tema dijo que iba manejando y había policías cerca, que le llamáramos de nuevo en cinco minutos.
Al llamar nuevamente, y de forma insistente, el teléfono móvil estaba apagado y de inmediato se escuchaba el mensaje: “Melba Núñez educación y promoción del Club de Jóvenes Ambientalistas, deje su mensaje”.
Asimismo, tratamos de obtener la versión de Jacobo Charles Simeon, pero no contestó su teléfono y en el Marena se nos manifestó que la única autorizada para dar declaraciones de cualquier tipo era la ministra Argeñal, quien se encuentra fuera del país.

¿Nicaragua pagará por CPC de Las Minas?
En el acuerdo firmado por el Gobierno de Nicaragua con el Reino de Dinamarca se establece en el artículo 7, sobre “obligaciones de ambas partes”, que si se descubriese el uso indebido de los fondos del programa, se solicitara investigación del asunto a las autoridades apropiadas, como son el departamento de investigación criminal o la inspectoría de gobierno.
“Si lo considera apropiado el Gobierno de Nicaragua actuará contra los sospechosos, lo que incluirá su inmediata inhabilitación o suspensión del trabajo a fin de evitar la intervención en las investigaciones”, señala el acuerdo.
De igual forma, el acuerdo expresa que cuando los fondos se pierdan de la forma antes descrita, el Gobierno de la República de Nicaragua, deberá reembolsar los fondos al programa, a fin de que no se interrumpan las actividades programadas.
Los trabajadores del Marena advirtieron que es posible que los 160 mil dólares hayan sido desviados a los CPC de Las Minas, donde el ex viceministro Jacobo Charles Simeon fungirá como director.
“Si es así, si el dinero de Bosawás pasó a los CPC, y los nicaragüenses deberemos pagar ese monto vía presupuesto, entonces, sin querer, se le estaría dando una partida a los CPC, esto es algo que tiene que ser investigado, y pedimos a los daneses que pidan informe sobre la auditoría, porque los salarios de muchos trabajadores de Marena dependen de proyectos como éste”, concluyeron los trabajadores.