Nacional

“Cero Tolerancia” contra los ataúdes rodantes


Ernesto García

El poco aprecio que sienten muchos transportistas por la vida de los pasajeros que por necesidad abordan sus “ataúdes rodantes”, quedó al descubierto con la postura asumida por el busero César Calero Mendoza, quien encogió los hombros al ser preguntado por el pésimo estado de las llantas del autobús que conducía.
Calero es el chofer de un bus que cubre la ruta Sabana Grande-Mercado “Iván Montenegro”, cuyas llantas lo único que muestran es el tejido de alambre, porque el revestimiento de caucho desapareció hace mucho tiempo.
El busero, sentado en una banca a la entrada de la Estación Seis de Policía, en un acto de “yo qué pierdo” sólo encogió los hombros al ser preguntado por el mal estado de las llantas.
“Esa es la llanta de repuesto y no significa ningún peligro, además, puede ir a Sabana Grande y la gente le puede decir a qué velocidad manejo yo”, aseguró Guevara, justificando sus actos.
Para remate, el autobús fue retenido por las autoridades debido al mal estado mecánico y porque además circulaba sin placas.
16 retenidos
La segunda jefa de la Estación Seis de Policía, comisionada Rosa María Dávila, dijo que durante las primeras horas de la ejecución del plan “Cero Tolerancia”, fueron retenidas 16 unidades de transporte colectivo.
De los 16 autobuses retenidos seis están en mal estado mecánico, cinco porque circulaban sin el permiso de operación, cinco no portaban placas, y en dos casos, sus choferes no tenían la categoría para manejar unidades de transporte colectivo, señaló la comisionada Dávila.
Durante el operativo “Cero Tolerancia”, la Policía también descubrió a un chofer cuya licencia de conducir era una boleta vencida, agregó la jefe policial.
En los casos de los autobuses que circulaban con placas de vehículos particulares, investigarán cómo hicieron sus dueños para conseguir este tipo de placas, aseguró la comisionada Dávila.