Nacional

Abren proceso a Pedro Solórzano

* Dinero de carreteras lo convirtieron en anuncios radiales

Eloisa Ibarra

El ex ministro de Transporte e Infraestructura, Pedro Solórzano, fue acusado ayer por el Ministerio Público de cometer el delito de malversación de caudales públicos en perjuicio del Estado.
Junto a Solórzano fueron acusados por el mismo delito, los ex viceministros de Transporte e Infraestructura, Jorge Enrique Hayn Vogl, Fausto Carcabelos y el ex secretario de dicho ministerio, José Alejandro Ríos Castellón.
La fiscal Georgina Murillo, que presentó la acusación, pidió como medidas cautelares la retención migratoria para cada uno de los acusados, la presentación periódica en el juzgado tres veces por semana y la presentación de una caución económica para responder por la desviación de casi un millón de córdobas de los fondos públicos.
Refiere la acusación que en el periodo entre el 29 de agosto de 2003 al primero de octubre de 2004, Solórzano suscribió 25 contratos con diferentes radiodifusoras, por medio de las cuales patrocinó las transmisiones del campeonato nacional de béisbol.
De igual forma, patrocinó la transmisión de mensajes del ex presidente Enrique Bolaños a través del programa del gobierno central “Uniendo a Nicaragua para Generar más Empleos”, que eran ajenas a las actividades de los proyectos del Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI).
Según la acusación, Ríos, Hayn y Carcabelos emitieron cheques con fondos de proyectos del MTI, en concepto de pago de propaganda ajena a la naturaleza de los proyectos de dicho Ministerio.
Refiere la acusación que Solórzano y otros acusados se aprovecharon de sus cargos públicos y del acceso a los caudales públicos para desviar fondos de la partida presupuestaria de los proyectos Rehabilitación de la Carrera Tipitapa–Las Flores, Rehabilitación de la carretera Chinandega-El Guasaule, y del III Programa de Rehabilitación y mantenimiento de carreteras.
A Solórzano también se le acusa de haber desviado fondos de la partida presupuestaria de los proyectos Ampliación de la carretera Ticuantepe–Masaya–Granada, II rehabilitación de carreteras, mejoramiento de caminos rurales, pavimentación de la carretera Guayacán–Jinotega. Rehabilitación de caminos secundarios y revestimiento de carreteras.
El dinero desviado de esos proyectos, según la acusación, fue utilizado para el pago de aranceles a diferentes universidades en concepto de becas pagadas a trabajadores del MTI, a quienes pagaron carreras de ingeniería civil, contaduría pública, administración de empresas, derecho y finanzas entre otras.
La desviación de los fondos se hizo con pleno conocimiento de los acusados de que el presupuesto de 2004 no contemplaba fondos para el pago de becas, simulando tal desembolso en concepto de “cursos de capacitación”.
El daño económico causado al Estado por la desviación de fondos, según la acusación, es de 911 millones 210 mil córdobas.