Nacional

Fernando Avellán a jurado

* Impiden que reo use teléfono celular que le pasaron

Lizbeth García

Un pequeño incidente ocurrió ayer entre oficiales del Sistema Penitenciario Nacional, SPN, y el reo y ex diputado Fernando Avellán, a quien durante la audiencia preparatoria del juicio que se le sigue por lesiones le pasaron un teléfono celular para que hablara, pero los guardas se lo impidieron porque las normas internas lo prohíben.
El incidente no pasó a más, pero por “si las moscas”, las autoridades del SPN mandaron refuerzos al Juzgado Quinto Penal de Juicio, donde se desarrolló la audiencia preparatoria del juicio que este miércoles se deberá instalar para decidir si Avellán es culpable o no de las lesiones que el vocero del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, sufrió en la nariz el 23 de septiembre.
Durante la audiencia preparatoria del juicio, el abogado Manuel Urbina fracasó en su intento por “botarle” todas las pruebas al Ministerio Público bajo el supuesto de que eran repetitivas, contradictorias y hasta manipuladas.
Urbina denunció que el dictamen del forense, Neil Hernández, revela que supuestamente valoró a Téller el 23 de septiembre, pero establece que se auxilió para su análisis en dos valoraciones de igual número de especialistas en oftalmología y otorrinolaringología, las que fueron extendidas el 24 de septiembre.
La única prueba que según la defensa debía ser llevada a juicio hoy, es la declaración de la víctima, Leonel Téller. La fiscal Massiel Briceño y el acusador particular adherido, Alberto Ubilla, obviamente se opusieron a las pretensiones del abogado defensor, y después de haber defendido sus pruebas, incluyendo el cuestionado dictamen médico legal, consiguieron que el juez las admitiera todas, excepto la testifical del amigo de Avellán que lo llevó a la Estación Cinco el día que supuestamente “trompeó” a Téller en ese lugar.
Durante la vista, Urbina le pidió al juez que revocara la cita que de oficio mandó a la doctora Lorena Izabá de Pasquier para que declarara en el juicio como especialista en otorrinolaringóloga.
El juez aclaró que la mandó a citar porque el mismo abogado defensor quería un perito forense con especialidad en oídos, nariz y garganta, pero no propuso a nadie, sin embargo, ante su oposición, dejó sin efecto la cita.
Si hay quórum (se necesitan cinco personas y un suplente) para conformar el Tribunal de Jurados y no se va la luz, hoy Avellán sabrá si sale de la cárcel o no.