Nacional

Barrida de policías

* Cinco de los implicados fueron calificados de cooperadores necesarios, y la escala de mando de negligencia al tener informes del plan de fuga y no actuar * Se mantiene que no han aparecido muertos y que los facilitadores y los fugados están en Honduras * El jefe policial democionado dice que fallo es “una grosería” y que apelará

Ocho bajas deshonrosas y una democión de cargo dejó como resultado la investigación elaborada por la División de Asuntos Internos de la Policía, sobre la fuga de seis reos de las celdas de Bilwi, quedando prácticamente descabezada la delegación policial de Puerto Cabezas.
Las investigaciones determinaron responsabilidad como colaboradores necesario para los agentes policiales Dexter Charles Simons López, Martín Velásquez Alvarado, Teófilo Ludrix Rivas, Vinicio Santiago y Dionisio Tylor, razón por la cual el Inspector General de la Policía resolvió dar de baja deshonrosa a todos ellos.
Estos cinco policías se desempeñaban como custodias el día de la fuga, y cuatro de ellos desaparecieron junto a los reos.
Sabían plan de fuga
No obstante, las investigaciones encontraron también responsabilidades en la escala de mando de la delegación policial de Puerto Cabezas, la que tenía información del plan de fuga, y no tomó las medidas necesarias al respecto.
En se sentido, se resolvió igualmente otorgar bajas deshonrosas para el Segundo Jefe, comisionado Carlos José Rodríguez; el jefe de Inteligencia, subcomisionado Pedro Celestino Aguirre, y para el Jefe de Operaciones, teniente Narberth Edwin Smart Salomon.
Jefe democionado
Por su parte, el jefe de la Delegación, comisionado mayor Francisco Gaitán, será democionado del cargo.
“El resultado de las investigaciones arrojan dos aspectos importantes, y es que hay responsabilidad desde el punto de vista de la negligencia, en cuanto a que se tenía dominio de la información (plan de fuga), y hay responsabilidad también como colaboradores necesarios”, explicó la jefa de Asuntos Internos, comisionada mayor Vilma Reyes.
El pasado 1 de noviembre escaparon de prisión los colombianos Rufino Rubíes y Eduardo Padilla; los hondureños Mateo Mauricio Avilés y Paco Antonio Ayala, quienes habían sido declarados culpables por los delitos de narcotráfico internacional. Además, se fugaron dos nicaragüenses.
A los cuatro extranjeros le fueron confiscados, en agosto pasado, mil 375 paquetes de cocaína en el Caribe Norte, presuntamente procedente de Colombia y con destino Estados Unidos.
Responsabilidades penales aparte
La comisionada mayor Vilma Reyes aclaró que estos resultados corresponden a una investigación de carácter administrativa.
“Sin detrimento de lo penal, de las investigaciones que en el ámbito de Auxilio Judicial se puedan llevar”, sostuvo.
Por su parte, el jefe de la División de Relaciones Públicas, comisionado mayor Alonso Sevilla, señaló sobre los detalles de la fuga que no hay la menor duda de que los policías que desaparecieron con los reos ayudaron a en la fuga.
“Los sacaron y se los llevaron, si estamos diciendo que se dan de baja porque son colaborares necesarios, no cabe la menor duda de que ellos se los llevaron, ellos colaboraron abriendo la puerta y sacando a los reos”, afirmó.
Sevilla también explicó que la información conocida acerca de una camioneta que supuestamente ingresó al penal a sacar a los reos, está siendo investigada por la Dirección de Auxilio Judicial.
Luego manifestó que no han comprobado que los policías están muertos, como se ha dicho. “La información que tenemos vía inteligencia es que abordaron una panga y salieron con dirección a Honduras, pero eso está sujeto a investigación”.
Gaitán: “Una grosería”
Por su parte, el comisionado mayor Francisco Gaitán, al ser consultado, dijo que la decisión tomada por la Inspectoría es una “grosería”, porque en el caso de los cuatro policías aún no se ha determinado si se fueron por voluntad propia, o se los llevaron a la fuerza.
Gaitán agregó que desconocía sobre esta resolución, y que se enteró a través de la radio, pero desde ya anuncia que apelará.
El comisionado Carlos Rodríguez, igual, vía telefónica, refirió que no le habían notificado nada de la supuesta baja, y que era la segunda llamada que recibía consultándole lo que ya era un hecho.
De la misma manera el recién ascendido a subcomisionado Celestino Aguirre, jefe de Inteligencia en esta ciudad, sostuvo lo mismo cuando lo llamamos por teléfono: “Hombré, ¿de dónde sacaste eso...? porque a mí no me han dicho nada, yo en estos momentos estoy trabajando”, contestó.