Nacional

Concejales defenestrados podrían ir a la cárcel


Lesber Quintero

Tras varios meses de lucha, la alcaldesa de Tola, Loida Florinda García, logró por fin defenestrar de sus cargos a los cuatro concejales propietarios --dos sandinistas y dos liberales-- con los que viene luchando desde hace dos años en una batalla desigual, ya que a todas luces se evidencia el apoyo total que tiene la alcaldesa de parte de la alta dirigencia del partido rojinegro.
Los concejales sandinistas Rita Medina Pérez, César Lumbí, y sus colegas liberales José Dolores Ruiz y Manuel Baltodano Rosales, dejaron de ser concejales de Alcaldía de Tola, al ser ubicados en sus respectivos puestos sus suplentes Ángela María Zapata, Benita Bonilla, Edén Palacios y Manuel Villagra, quienes el 13 de noviembre fueron juramentados por el presidente del Consejo Supremo Electoral, Roberto Rivas, para que tomaran posesión de sus cargos.
Cabe señalar que producto del conflicto entre concejales y alcaldesa, el gobierno municipal de Tola pasó sin sesionar todo el año, y se desconoce qué presupuesto presentarán para el plan de inversiones 2008.
Según Lumbí, ahora el otro paso de la alcaldesa es llevarlos a la cárcel, “y todo porque Rita y yo somos militantes sandinistas de escasos recursos que nos oponemos a las arbitrariedades de la alcaldesa, quien es indudable que goza de respaldo de la alta dirigencia, al punto de que sólo la versión de ella es la que vale, y ni siquiera hacen un trabajo investigativo de campo para ver quién tiene la razón”, comentó
A inicios de octubre, el presidente de la Contraloría General de la República, Luis Ángel Montenegro, informó en conferencia de prensa que a los cuatro concejales hoy defenestrados se les estableció presunción penal por donar 13 manzanas de tierra de la municipalidad y por aprobar 12 arriendos de lotes costeros en playa Gigante, sin cobrar lo que establece la Ley de Municipios.
A la vez, Montenegro informó en esa ocasión que además de encontrar responsabilidad penal, también se determinó la falsificación de la firma de la alcaldesa García en once actas, y dicha falsificación fue comprobada en el peritaje policial; a la vez, el contralor cuestionó el doble salario de la concejal Rita Medina: el que percibe como enfermera y el de su cargo público.
No obstante, los concejales defenestrados, al ser entrevistados por EL NUEVO DIARIO, indicaron que todo es parte de la trama de la alcaldesa García, y al referirse al caso específico de la presunción penal, el concejal César Lumbí dijo que se trata de una aberración del contralor Montenegro, “ya que lo que refleja esa resolución son hallazgos amañados que no reflejan la verdad de los hechos que están en los libros de actas de Tola”, comentó.
En este sentido, detalló que es falso que hayan donado 13 manzanas de tierra de la municipalidad, y en todo caso, según él, lo que hicieron fue aprobar la ejecución de un proyecto turístico del extranjero Américo Dominico.
Según Lumbí, dicho inversionista posee las 13 manzanas de tierra desde hace 15 años, por lo que la ejecución del proyecto fue vista con buenos ojos por nosotros (los concejales), y lo aprobamos porque generaría empleos, pero jamás hemos donado estas tierras”, externo.
Los dos concejales sandinistas, a la vez, lamentan que representantes de valiosos sindicatos de trabajadores como José Antonio Zepeda, secretario general de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (Anden) y Gustavo Porras de la Federación de los Trabajadores de la Salud (Fetsalud), los hayan dejado solos.
“Yo como miembro de Anden, y maestro con más de 28 años de experiencia, busqué a Zepeda para que nos apoyará, y lo mismo hizo Rita Medina, ante Porras, como miembro de Fetsalud desde hace 24 años, pero ambos nos abandonaron, y Porras hasta dijo que nosotros teníamos la culpa por andar involucrados en tomas de tierra, lo cual nos tiene sorprendidos” exclamó Lumbí.
Señaló, a la vez, que en reiteradas ocasiones han tratado de llevar su versión al presidente Ortega, pero según él, cuando llegan a la secretaria del partido les dicen traficantes y corruptos, y no les permiten acceder al mandatario. Pero señala que el 13 de diciembre, cuando se prevé que llegue el presidente Ortega a Tola, expondrán ante él todo el actual ilícito que esconde, según ellos, la alcaldesa.