Nacional

Humillante mea culpa

* José Treminio y Rosa Emilia Guido, rodeados de un círculo de hierro de Juventud Sandinista, dicen ante periodistas que se arrepienten de haber apoyado a Nicho Marenco * Sólo les faltó flagelarse cuando agregaban que Marenco era mal alcalde y que jamás han pecado ni en pensamiento, palabra y obra contra Daniel y Doña Rosario * Parecía una escena previa de los que marchaban al archipiélago GULAG en tiempos de Beria y Stalin

Esteban Solís

El concejal José Treminio dobló su rey, y el cerco tendido desde la Secretaría de FSLN contra el alcalde de Managua Dionisio “Nicho” Marenco, se estrechó aún más. Una “reflexión” de última hora llevó al secretario del Concejo, José Treminio, a renunciar al cargo y a la concejalía para dedicarse al trabajo partidario.
Tres días antes, el propio Treminio se comunicó con EL NUEVO DIARIO para denunciar que había intenciones de “facturarlo” de la estructura partidaria, empezando en el Distrito VI, porque fue uno de los que desobedeció la orden de Rosario Murillo de que votara a favor de Edgardo Cuarezma para vicealcalde.
En esa ocasión, Treminio dijo que apoyaba al concejal Nery Orochena, candidato a vicealcalde propuesto por el edil Dionisio Marenco, porque él no era “robot” para sólo recibir órdenes, y que como persona tenía derecho de pensar y de tomar sus propias decisiones.

Los presentan al estilo Beria-Stalin
Sin embargo, esa independencia de criterio le duró poco a Treminio, y ayer terminó igual que su entonces compañera de bancada, Rosa Emilia Guido, quien se abstuvo en la votación que ganó Orochena.
Según el ex concejal, todo lo actuado días atrás fue producto de la exacerbación de los ánimos provocados por esos momentos, y que se había equivocado al apoyar al alcalde Marenco.
Treminio, rodeado del círculo de poder de la estructura partidaria juvenil del Frente Sandinista, intentó convencer a los medios de comunicación de que nunca recibió amenazas ni presiones de su partido para variar en pocos días su posición.
Durante la rueda de prensa, la ahora ex jefa de bancada Rosa Emilia Guido, también negó que haya recibido presiones del partido para obligarla a renunciar, sin embargo, no pudo precisar por qué si no le gustaba ninguno de los dos candidatos propuestos para sustituir al vicealcalde Alexis Arguello, no presentó otro candidato o candidata.

¿Los mandarán a algún siquiatra?
Ahora argumenta que tampoco comulgaba con el estilo de dirección que maneja el alcalde Marenco en la comuna, lo que la ha llevado a tener problemas de salud. Sin embargo, tampoco pudo explicar en qué consiste esa forma de administrar la alcaldía por parte de Marenco.
Mario Rivera, coordinador nacional de la Juventud Sandinista, estructura a la que pertenece Treminio, se declaró satisfecho por la decisión de ambos ex concejales, porque eso les va a permitir desarrollar su vocación de trabajo por el fortalecimiento y la unidad del brazo político-juvenil del FSLN.
“Nos hace sentirnos satisfechos por la decisión de los compañeros de privilegiar el trabajo hacia el partido, hacia la organización y hacia el trabajo político-ideológico”, manifestó Rivera.

Aparece Bladimir Soto
Para variar, intervino Bladimir Soto, quien fue coordinador nacional de la JS-19 julio durante dos períodos, y como era de esperarse, dijo que el Frente no estaba dividido, y que van a las próximas elecciones convencidos de que las van a ganar.
“No nos vamos a prestar a todo el juego mediático que está haciendo la derecha”, remarcó Soto, tras indicar que tampoco se van a prestar al chantaje y la manipulación que les quieren hacer.
Por su parte, Treminio admitió que se había equivocado al apoyar al alcalde Marenco y negó que se haya reunido con el presidente Daniel Ortega o con la primera dama Rosario Murillo.

Un humillante mea culpa
“Me he reunido conmigo mismo, con mi conciencia, y esta reflexión me ha permitido una vez más reafirmar ese compromiso de vida que tengo con mi partido y con nuestro principal líder, el comandante Daniel Ortega”, precisó Treminio, tras indicar que su renuncia fue una decisión personal.
Le recordamos a Treminio que apoyó a Marenco cuando éste denunció que el concejal Orochena fue objeto de amenazas de muerte, y al preguntarle qué pensaba ahora, respondió: “Eso a mí no me consta, habría que preguntarle a Nery Orochena, pero creo que es parte de la exacerbación de los ánimos, pero no creo, porque no es una práctica de nuestro partido”.
Incluso, dijo que el ingeniero Marenco repitió lo que Orochena le informó, por eso habría que preguntarle al ahora vicealcalde si eso es cierto.