Nacional

END estuvo frente a mortífero

* Campesino guardó muestra del tóxico durante 35 años y abogado lo mostró ayer a periodistas

Róger Olivas

CHINANDEGA

Por primera vez en la historia, EL NUEVO DIARIO fue testigo de la presentación del Dibromo Cloropropano (DBCP) en líquido, conocido comercialmente como Nemagón y Fumazone, utilizado por las transnacionales del banano durante la década de los 70 en fincas bananeras de Chinandega, que ha matado a cientos de ex trabajadores de la fruta y provocado daños físicos, como ausencia total de espermatozoides a otros miles.
El tóxico color café oscuro, que al combinarlo con agua adquiere color blanco lechoso con un aroma embriagante (trampa de las trasnacionales del banano), fue presentado a este rotativo por el abogado Antonio Hernández Ordeñana, de las Oficinas Legales para los Bananeros, que recientemente ganó en un tribunal de Los Ángeles California a cargo de Victoria Shaney, un veredicto por daños generales y otro por daños punitivos o ejemplares a favor de seis ex trabajadores de las bananeras, los cuales deberán ser indemnizados con cantidades millonarias de dólares.

Lo guardó 35 años
En un hecho sin precedentes, el jurista dijo que un campesino le entregó el tóxico que resguardó como “un tesoro” durante más de 35 años, y es una prueba irrefutable contra las empresas Dole Food Company y Down Chemical Company.
“Lo conseguí hace nueve meses, y por ética no puedo revelar la identidad de la persona que me entregó el químico, el cual fue extraído por el ex trabajador de una bananera de uno de los miles de barriles en que lo comercializaban las trasnacionales”, expresó el abogado, ante la presencia de decenas de afectados por el Nemagón y Fumazone, que presenciaron la prueba hecha en una pana plástica.
Después que el abogado mezcló el veneno con agua, un olor parecido al thiner (diluyente de pintura) invadió el ambiente en un pequeño patio, lo cual evidencia el perjuicio que provocó durante varios años a miles de ex trabajadores de las bananeras de este departamento.
El representante también presentó dos barriles, uno perteneciente a la Dow Chemical Company que distribuía el Fumazone, y otro perteneciente a la Shell que comercializaba el Nemagón.
Hernández Ordeñana dijo que a sabiendas de que este químico producía atrofia testicular, las empresas lo utilizaron indiscriminadamente para enriquecerse.
“Las empresas jamás advirtieron a los ex trabajadores de las bananeras la utilización de medidas de seguridad para laborar en las plantaciones de la fruta donde aplicaron el tóxico mediante aspersores (pistolas de riego). Combinaban el DBCP con agua durante la noche, principalmente, de noviembre a abril, cuando la tierra estaba seca”, explicó el jurista.
Afectados dan fe
Luis Arturo Meneses Montenegro, dirigente de los afectados por el Nemagón de la ciudad de Estelí, dio fe de que se trata del químico y de los envases usados sin piedad por las empresas bananeras.
“Esas son pruebas irrefutables, lo que pasa es que todo lo ocultaron. Las transnacionales utilizaban el químico con una bomba trasegadora que lo irrigaba hacia varios tubos. No teníamos equipos de protección y con ese olorcito ‘agradable’, nos despistaban”, dijo el ex trabajador de la bananera San Carlos.
Por su parte, Calvin Escobar Banat, dirigente de los afectados por el Nemagón, de la Villa 15 de Julio, se pronunció en similares términos, y se mostró sorprendido de volver a observar el Nemagón en líquido, después de varias décadas de haberlo conocido.