Nacional

Guerra contra Nicho

* Fracaso de “misa negra” para imponer a vicealcalde, al parecer intenta ser cobrado con creces al edil de Managua * Sorpresivo cerco a su oficina en demanda de aumento de 30% de salario, y entre sindicalistas marchantes aparecen agitadores que no trabajan en la comuna

Melvin Martínez

En el marco del enfrentamiento de la cúpula presidencial contra el alcalde de Managua, Dionisio Marenco, se ordenó a sindicalistas de la Alcaldía afines al FSLN, cercar físicamente el radio de acción del jefe de la comuna para sabotear sus funciones, desfilando alrededor de los edificios comunales y plantándose ante la oficina de Marenco, bajo el pretexto de exigir un aumento salarial del 30 por ciento.
Una fuente de la comuna capitalina reveló a EL NUEVO DIARIO que entre los sindicalistas que acosaron ayer a Marenco, se encontraban personas que no trabajan en la comuna, pero que fueron enviadas de refuerzo.
La manifestación de unas 200 personas, la mayoría foráneas, llegó también al despacho del secretario del Concejo de Managua, José Treminio, quien no tiene nada que ver en la decisión de incrementar el salario de los trabajadores, pero que un día antes habría sido el protagonista de una revuelta entre militantes del Distrito VI del partido sandinista, tras una intentona por destituirlo de su cargo en el partido.
Al ser consultado, Treminio dijo que permaneció fuera de su despacho todo el día, por lo que no pudo percatarse de las intenciones de los sindicalistas.
“No tengo comentario al respecto, no me gustaría opinar porque no permanecí en la oficina todo el día”, se limitó a contestar.
Sin embargo, fue el mismo Treminio quien un día antes se comunicó con EL NUEVO DIARIO para denunciar las maniobras de otros grupos de sandinistas en la casa del Distrito VI.

Amenazan con paralizar Alcaldía
La protesta fue asumida oficialmente por la denominada Federación de Sindicatos de la Comuna de Managua (FSCM). Francisco Martínez, secretario general del sindicato afín al partido sandinista, dijo sin ningún rubor que la protesta se debe a la solicitud del 30 por ciento de incremento salarial.
“Nada tiene que ver con la disputa que tienen el alcalde Marenco y el presidente Ortega, esa disputa que ellos tienen que la resuelvan a nivel de partido, esto es una demanda laboral. No tenemos nada que ver en esa controversia”, agregó, como si estuviera muy convencido de eso.
Indicó que de no tener respuesta a su “solicitud de incremento salarial”, inevitablemente irán a un paro de labores escalonado, hasta llegar al paro total.
“Vamos a incrementar la presión y no tiene nada que ver con esa controversia”, repitió insistentemente, como tratando de convencerse a sí mismo de que esa es la razón correcta de su movimiento.