Nacional

“Riesgosa y complicada, enfrentarán obstáculos”


Washington, EFE

Las siamesas nicaragüenses que compartían el hígado y las válvulas derechas del corazón, fueron sometidas a una operación “muy riesgosa y complicada y el resultado de la misma se desconoce aún”, según señala un comunicado difundido por el hospital.
“Las niñas se enfrentan a muchos obstáculos en su camino hacia la recuperación”, según Gary Hartman, cirujano-jefe de la operación. Uno de los obstáculos, según Frank Hadley, cirujano-cardiólogo de la operación, se presentará la próxima semana cuando se le intente corregir un problema en el corazón a Yurelia.
En la operación también participó el cirujano costarricense Carlos Esquivel.
La separación, según el hospital, fue “complicada” por el hecho de que las siamesas compartían un suministro de sangre.
Sin embargo, la separación “fue mejor de lo esperado. Docenas de personas trabajaron juntas perfectamente y la función cardiaca de las niñas mejoró cuando fueron separadas”. Cada una de las niñas tuvo su propio equipo médico durante la operación. El hígado de las siamesas fue separado alrededor de las 19.00 GMT y las niñas fueron separadas a las 20.00 GMT, agrega el comunicado.
Posteriormente, cada una fue trasladada a habitaciones separadas para el post-operatorio y se les asignó dos equipos de cuidado especial con representantes de los departamentos de cirugía plástica, cardiología, enfermería y anestesia, entre otros.