Nacional

Altos cuadros del FSLN acusados de usurpar tierras

* Señalan a Nelson Artola, del FISE, y a Irma Dávila Lazo, secretaria política, de dirigir toma de propiedad que pertenecía a desmovilizados * Francisco López le prometió en la Secretaría “que por Jesús Nazareno les resolvería su problema”, pero nada de eso sucedió

Luis Alemán

Campesinos de El Tuma-La Dalia denunciaron que dirigentes del Frente Sandinista están disponiendo de tierras que debieron ser entregadas a los desmovilizados de la ex Resistencia y del Ejército Nacional, firmantes de los acuerdos de Las Tunas.
Entre ellos se encuentran el actual presidente del Fondo de Inversión Social de Emergencia, doctor Nelson Artola, y la secretaria política del Frente Sandinista en la ciudad de Matagalpa, licenciada Irma Dávila Lazo, según lo aseguró el ingeniero agrónomo Julio César Balladares Bolaños, representante legal de una decena de campesinos propietarios de la finca San Antonio de Wasaca, ubicada en el municipio de La Dalia, Matagalpa
La finca San Antonio de Wasaca es objeto de un litigio, luego que un grupo de plantoneros de Las Tunas mantienen ocupada desde hace cuatro años la propiedad que sus dueños obtuvieron mediante un juicio laboral, luego que el propietario del bien inmueble, William Benavides Chavarría, no les pagó más de dos años de salario y prestaciones.
Balladares Bolaños presentó en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos una denuncia en la que señala que la hacienda San Antonio de Wasaca, “fue asaltada por la dirigencia del FSLN en Matagalpa, encabezada por Nelson Artola Escobar, actual presidente del FISE, la diputada Irma Dávila, Pedro Haslam e Isaac “Chaco” Jáenz.

Ni Artola ni Dávila responden
EL NUEVO DIARIO consultó telefónicamente tanto a Artola Escobar como a la licenciada Dávila Lazo, pero no fue posible obtener la versión de ambos, en tanto, en el despacho del doctor Artola confirmaron que éste se encuentra fuera del país, mientras que Dávila Lazo, no contestó su teléfono celular y no se le pudo dejar mensajes de texto porque su casillero estaba lleno.
Según Balladares Bolaños, el 16 de febrero de 2003, un grupo de 80 personas armadas con machetes, palos y piedras se posesionó de la hacienda, argumentando que no saldrían de la propiedad porque el gobierno les daría títulos. Los “plantoneros de Las Tunas” eran encabezados, según la denuncia, por el entonces diputado sandinista suplente Isaac Jáenz Rivera, quien actuó según el propio Balladares Bolaños, con el respaldo de la actual secretaria política del FSLN en Matagalpa, Irma Dávila Lazo, y del presidente del FISE, Nelson Artola Escobar.
“Ellos eran el ejecutivo de las acciones que mandaron a hacer a los campesinos, se trató de un asalto a mano armada, un atropello a los trabajadores de la hacienda San Antonio de Wasaca”, aseguró Balladares Bolaños, quien reiteró que los 54 propietarios de la hacienda, la obtuvieron de forma legal y no es producto ni de Reforma Agraria, ni fue usurpada ni regalada.

Acción maliciosa
El denunciante aseguró que malintencionadamente, la hacienda San Antonio de Wasaca fue incluida en los reclamos que estaban haciendo los desmovilizados de la ex Resistencia mediante el acuerdo de Las Tunas en septiembre de 2002. Balladares dijo que esa acción fue hecha a sabiendas de que el inmueble estaba embargado por un grupo de obreros, y que ya había una sentencia de primera instancia a favor de éstos por el no pago de sus salarios y prestaciones durante dos años.
Balladares aseguró que decidieron emprender una serie de acciones legales en función de obtener la posesión del inmueble que ya les pertenecía, entablando una denuncia ante el Juez Local Único de La Dalia por los delitos de penetración ilegítima y usurpación de dominio privado. El juez suplente ordenó la captura de 29 personas que invadieron la propiedad, pero según el denunciante, por órdenes de los dirigentes sandinistas, éstos fueron puestos en libertad, en cambio, cuatro dirigentes de los propietarios de la hacienda fueron encarcelados y llevados a los tribunales.

Chico López y Jesús Nazareno
Según los denunciantes, en febrero de este año se presentaron en la Secretaría del FSLN para demandar la intervención del Presidente de la República, pero fueron atendidos por Francisco López, entonces responsable de finanzas del FSLN, quien les prometió en nombre de “Jesús Nazareno”, que el problema quedaría resuelto.
“López me juró con sus manos, viendo una imagen de Jesús Nazareno, que nos resolvería el problema”, detalló Balladares, pero las promesas quedaron en el aire, porque 10 meses después, el problema aún persiste y la propiedad continúa en manos de los “usurpadores”, quienes cada año sacan la producción de café estimada en cuatro mil quintales de café oro a un precio de 129 dólares el quintal. “Dinero que va a engrosar las arcas y bolsillos de estos señores”, dijo el denunciante.
Pero eso no es todo, Balladares, mostrando un acta de acuerdos, relató que el delegado de la Intendencia de la Propiedad en Matagalpa, Carlos Chávez Bermúdez, y su persona, firmaron un acta de acuerdo donde el intendente de la propiedad reconoce que la hacienda San Antonio de Wasaca fue incluida “por un error involuntario del Gobierno en los acuerdos de Las Tunas y entregada en posesión a un grupo de Las Tunas.
El acuerdo establece que ante la imposibilidad de devolución de la propiedad a sus verdaderos dueños, los indemnizarán por un valor de cinco millones de córdobas en Bonos de Indemnización del Estado, a precio de mercado de la Bolsa de Valores.
Tal acuerdo de carácter definitivo, obligaba a Balladares Bolaños a no seguir gestionando la devolución de la propiedad y que sólo reclamaría la entrega de los Bonos de Indemnización. “Esos acuerdos”, según Balladares, “reconocen que nosotros somos los verdaderos dueños de la propiedad que nos fue usurpada”.

Dice le costó puesto a Molina
Para Balladares, la firma de ese acuerdo que tenía el visto bueno de la intendente Mireya Molina, es lo que le costó el puesto, en tanto reconocía que la toma de la propiedad encabezada por los líderes sandinistas de Matagalpa, era una acción ilegal. “Yo digo que eso le costó el puesto a la doctora Molina”, aseguró Balladares.
Bayardo Izabá, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, confirmó que tienen conocimiento de cinco casos más de propiedades en donde los afectados mencionan a los mismos dirigentes sandinistas de Matagalpa.
“Dentro del contexto de Las Tunas, hubo gente que se benefició, pero los verdaderos demandantes no recibieron ningún beneficio”, dijo.