Nacional

Quiebres simultáneos

* El dinero fue incautado en Rivas a un conductor de taxi que logró escapar, dejando dos bidones de gas donde iban los “verdes” * En Chinandega decomisaron furgón con 544 paquetes de droga, de los cuales al menos 30 son de heroína * Hay otro vehículo similar, también con placa guatemalteca, detenido para revisar si está caleteado y si contiene sustancias ilegales

Rivas/Chinandega/Managua

El narcotráfico fue sacudido ayer por dos contundentes golpes propinados por la Policía y el Ejército de Nicaragua, con la incautación de casi dos millones de dólares y un poco más de media tonelada de cocaína, durante una operación conjunta ejecutada en el departamento de Rivas y Chinandega, respectivamente.
El primer golpe fue asestado en el municipio de Buenos Aires, Rivas, donde culminó la persecución en contra de Fernando Benvenuto Méndez Villagra, de 45 años, quien conducía un taxi verde, placas RI-637, Hyundai, donde fue encontrado el dinero ocupado, escondido específicamente en el interior de dos tanques de gas butano que iban en el valijero.
El operativo se produjo la noche del lunes, y como resultado se incautó la cantidad de un millón 914 mil 800 dólares. Por su parte, Méndez Villagra logró darse a la fuga.
Según el jefe de la División de Relaciones Públicas, comisionado mayor Alonso Sevilla, ya tenían algún tipo de información sobre el involucramiento de Méndez Villagra en actividades ilícitas.
Por ello “se le dio persecución a ese vehículo, e inmediatamente que se percató de que la Policía Nacional lo seguía, se dio a la fuga con dirección al municipio de Buenos Aires, a la altura del lugar conocido como El Cocal”.
A partir de ese momento, la Policía y el Ejército se dieron a la tarea de preservar el lugar, y cuando el representante del Ministerio Público llegó a El Cocal, iniciaron las labores de inspección, dando así con los dos tanques de gas repletos de dólares que iban en la valijera del taxi.
“Hemos desarrollado todo un plan de persecución y búsqueda de nuevos elementos que puedan comprobar toda la actividad ilícita”, agregó Sevilla.
Además, la Policía ocupó tres taxis que pertenecen a los padres de Méndez Villagra y otro que aparece a nombre de su hermano Juan Carlos. Los vehículos retenidos son placas: RI-631, RI-635 y RI 278.
Sevilla recordó que el dinero procedente del norte con destino al sur, normalmente es utilizado para el narcotráfico, ya que la droga circula de sur a norte.
“La información que tenemos por la ruta y la persecución que hemos venido dando, es que este dinero tenía la intención de ser trasladado a países del sur, y la ruta podía ser el lago (Cocibolca)”, expresó
El jefe de Relaciones Pública del Ejército, general de brigada Adolfo Zepeda, explicó que la operación ha sido denominada “Diriangén”, y es parte de la lucha contra el narcotráfico que la Policía y el Ejército mantienen de manera permanente.

Segundo golpe
Eran las 10:40 de la mañana cuando efectivos del Segundo Comando Militar Regional del Ejército de Nicaragua y de la Policía de Chinandega, detuvieron la cisterna placa C97BHK, halada por el cabezal marca Frighliner, azul, placa C344BCT, conducida por el guatemalteco Sergio Edgardo García Pérez, de 50 años, perteneciente a la empresa Ivermecsa.
Unas tres horas después, del interior de una caleta de la cisterna los agentes policiales y oficiales del Ejército sacaron un total de 544 paquetes de droga, de los cuales al menos 30 son heroína y el resto es cocaína.
El operativo se produjo en el kilómetro 187 de la carretera Chinandega-El Guasaule, en el sitio conocido como “El Triángulo”, en el empalme Villa Nueva-El Sauce.
La droga se detectó tras una revisión minuciosa de la cisterna, que trasladaba sebo de ganado para la fabricación de jabón en Guatemala.
La operación “Diriangén” forma parte de la vigilancia emprendida desde el 3 de noviembre por miembros del Ejército de Nicaragua en las fronteras del país contra el narcotráfico, contrabando y tráfico de inmigrantes, entre otras manifestaciones del crimen organizado.
Junto a García Pérez fue detenido su compatriota Max Fernando González Asturias, de 31 años, quien conducía un cabezal color azul, placa C424BCT, que halaba también una cisterna placa TC95BKK, perteneciente a la empresa Trasmersa.
El coronel Juan José Sevilla Núñez, jefe del Segundo Comando Militar Regional del Ejército de Nicaragua, informó a EL NUEVO DIARIO que los dos guatemaltecos partieron a las cuatro de la madrugada ayer del Matadero San Martín, en Nandaime, y se dirigían hacia la frontera de El Guasaule, con destino a la capital chapina.
Efectivos policiales retuvieron a Edisia del Carmen Jirón, de 26 años, madre de dos hijos, habitante del reparto “Walter Arata”, de Chinandega, quien aseguró que a las 9:30 minutos de la mañana ayer solicitó raid a González Asturias, con destino al puesto fronterizo El Guasaule.
Jirón, hija de Lorenzo Antonio Ríos, dijo que vende discos compactos en El Guasaule, que ha visto en varias ocasiones a los dos cabezaleros guatemaltecos, pero desconoce lo que transportaban.
Una fuente ligada al operativo antidroga confió que los dos guatemaltecos se bañaron la mañana ayer en la ciudad de León, y tomaron café en una estación gasolinera de Chinandega, donde platicaron que les quedaría buen dinero por la carga que llevaban abajo de la cisterna.
Al ser requerido por los militares, uno de los guatemaltecos se mostró nervioso, y argumentó que iba limitado con el tiempo, porque necesitaba llegar temprano con la carga.
La otra cisterna fue trasladada hacia la delegación policial de Chinandega, donde sería revisada por peritos policiales para detectar si traía droga.
El jefe de la División de Relaciones Públicas de la Policía, comisionado mayor Alonso Sevilla, manifestó que la operación “Diriangén” tiene carácter nacional, y en ese sentido están trabajando en determinar si ambos casos tienen vinculación.
“Hasta este momento tenemos que determinar eso, la operación es una sola, sobre varios casos, pero la relación hay que establecerla, no te lo puedo afirmar todavía”, sostuvo.
El conductor de la cisterna, Sergio Edgardo García Pérez, confirmó haber salido de Nandaime, pero alegó que “no tengo ningún conocimiento, es el primer viaje que saco con este camión, y esta pipa”.