Nacional

Golpe a salario real

* Son cifras oficiales del Banco Central, y el impacto seguirá creciendo con el petróleo llegando a 100 dólares el barril, y una inflación que terminará el año entre 13 y 14% * El Mific hace ecuaciones, mientras los precios de los combustibles siguen rompiendo récords * “¿Cuánto más tenemos que aguantar?”, se preguntan en la Red de Defensa de los Consumidores

La espiral inflacionaria que alcanzó el 10.71 por ciento en octubre pasado, ha afectado por primera vez en 12 años el salario real nacional de los nicaragüenses, que había crecido lentamente un 40 por ciento desde 1994 hasta diciembre de 2006, y que en los primeros nueve meses del gobierno de Daniel Ortega, disminuyó en casi un 9 por ciento.
Mientras tanto, el titular del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, Mific, Orlando Solórzano, dijo que están trabajando en encontrar algunas alternativas que permitan amortiguar el impacto de los altos precios de los productos básicos.
Según el reporte del Banco Central de Nicaragua (BCN), el salario real nacional en 1994 era de 1,201 córdobas. Esa cifra, a diciembre del año pasado, había aumentado a 1,647 córdobas, es decir, un incremento en el sueldo del nicaragüense pobre de un 40 por ciento a lo largo de 12 años. Pero a partir de enero de este año, el salario real disminuyó a 1,596 córdobas, y en agosto, esos números habían bajado hasta 1,523 córdobas.

Viene lo peor: barril de petróleo a 100 dólares
Pero todo hace indicar que esa disminución en el salario real continuará su línea descendente, ya que se prevé que la inflación sume al final del año 13 por ciento. A esto se suma que el precio máximo del litro de gasolina premium o súper en Managua, esta semana hace historia pues se cotiza en 22 córdobas con 22 centavos, según el Instituto Nicaragüense de Energía, INE.
Así lo divulgó ayer el ente regulador en su informe de monitoreo de las 75 gasolineras capitalinas, y anunció “pésimas noticias” para el diesel, kerosén, gas licuado y búnker para este fin de año, cuando el precio internacional del petróleo alcance los 100 dólares.
El precio más alto para la gasolina súper ahora se encuentra en la estación Esso de Rubenia, y el más barato en la Petronic de Villa Fontana, donde cada litro se vende en 19 córdobas con 41 centavos. El promedio de esta semana es de 20.55 córdobas.
Cada litro de gasolina regular esta semana tiene un precio promedio de 19 córdobas con 83 centavos, aunque ahora se puede adquirir más barata (19.01 córdobas) en la gasolinera Shell Mayoreo, y más cara (20.45 córdobas), en la estación Esso Margarita y Texaco El Carmen.
El litro de diesel más barato se encuentra en la estación Petronic Villa Fontana. Cuesta 17 córdobas con nueve centavos, aunque el promedio es de 18.16 córdobas. La estación Petronic del barrio Santa Ana vende el litro de diesel más caro, 18 córdobas con 71 centavos.
El precio promedio del kerosén ahora es de 18 córdobas con 61 centavos, pero el INE anuncia “pésimas noticias” para la cotización de este hidrocarburo en las próximas semanas, igual que el gas licuado y búnker, pues “registraron nuevos máximos históricos debido al alza del petróleo, ya que las refinerías de Estados Unidos redujeron su capacidad de producción”.
En este informe, los técnicos del INE finalmente reconocen que, después de cinco semanas consecutivas en alzas nacionales, el precio internacional del barril de petróleo de referencia para Nicaragua “apunta hacia los 100 dólares” antes de fin de año.

“¿Cuánto más tenemos que aguantar?”, pregunta Red
Por su parte, miembros de la Red Nacional de Defensa de los Consumidores, alertaron que por ahora, a las familias nicaragüenses no les resta más que sobrevivir ante la ola de incrementos en el costo de los productos de consumo básico.
“Se está dejando de consumir, se está dejando de comprar comida, y eso es preocupante. Y a como se mira en los indicadores, esto va a seguir así”, aseveró Marcela Reyes, integrante de la Red. “Esta situación es totalmente alarmante. ¿Cuánto más tenemos que aguantar los nicaragüenses para decir basta?”, se preguntó.
El también miembro de la Red, Juan Carlos López, explicó que el mayor impacto lo sufrirán las familias con menor un ingreso económico, ya que de acuerdo a los salarios mínimos promedios estipulados por el Ministerio del Trabajo, “se ve que la canasta básica es inalcanzable”.
Entre los productos sensibles a las alzas, y que son fundamentales para el consumo de los nicaragüenses, López destacó el arroz, los frijoles, el aceite de cocina, y perecederos como tomates, cebollas, plátanos, naranjas y papas. “Y sin meter todavía el detergente, el jabón de baño, la pasta de diente, que son elementales”, dijo.
El brutal incremento en el gas butano --utilizado para cocinar-- también ha puesto en jaque a las familias nicaragüenses, destacó el miembro de la Red. “Antes los incrementos eran cada dos meses, cada mes y medio. Ahora son semana a semana”, enfatizó.
“Te pongo un ejemplo: el gas sube 4 córdobas, pero baja 50 centavos. Pero esa disminución se da en un lapso de dos semanas. Pero en semana y media se vuelve a incrementar”, explicó.

Gobierno indolente
Según Reyes, “la gente anda preocupada en saber qué es lo que va a comer mañana, pero el Gobierno anda por otro lado”.
“Escuché que el Gobierno pretendía frenar las exportaciones de frijol para consumirlo acá. Pero la verdad es que en concreto yo no he escuchado ninguna propuesta de parte del gobierno para frenar este tipo de cosas”, aseveró.
“Lo que más siente la población es que uno no tenga cinco córdobas para movilizarse a su centro de trabajo, o que no tenga 100 córdobas para cancelar la factura de energía eléctrica. Pero, ¿cómo vas a creer vos que los políticos estén más preocupados por cambiar de un sistema presidencialista a un parlamentarista? ¿Qué relevancia puede tener eso?”, concluyó López por su parte.

Gobierno hace ecuaciones, pero sin respuesta
El titular del Mific explicó que están analizando la eliminación de aranceles a la importación de una parte de los productos básicos que vienen del exterior, y a ciertas materias primas utilizadas para la elaboración en el país de otra parte de los productos.
Sin embargo, dijo que no se puede hacer de un solo golpe a todos los productos de la canasta básica, sino que tiene que ser analizado por sector, y a lo mejor no se requiere que se aplique a los artículos, sino a la materia prima, porque con esto se fortalece la capacidad competitiva de la producción nacional.
Agregó que también se debe tener cuidado, porque una cosa es bajar o eliminar los aranceles y la otra es que ese beneficio le llegue a los consumidores. Solórzano aseguró que cerca de la mitad de la canasta básica, compuesta por 53 productos, no tiene aranceles, ya que una buena parte de ellos se producen en el país.
Dijo que si se emitiera un acuerdo ministerial para eliminar todos los aranceles a los productos básicos, muchos que son producidos en el país quedarían enfrentados a la competencia internacional sin ninguna protección.
Asimismo, señaló que conversan con productores de arroz, frijoles y harina, para encontrar alternativas que eviten fuertes incrementos de precios.
También recordó que se eliminó el arancel que paga el frijol al entrar al país, para que los empresarios privados y la misma Empresa Nacional de Alimentos Básicos, Enabás, importen el producto, tal como ya lo están haciendo.
El ministro indicó que una segunda parte de medidas a tomar estaría en manos de los diputados de la Asamblea Nacional, a quienes se podría convencer para que se baje el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a ciertos productos.
Señaló que sólo la Asamblea Nacional está facultada para modificar impuestos, y sería bueno involucrar a los diputados en bajar el IVA a ciertos rubros que afectan los precios de la cadena productiva.

(Con la colaboración de Gustavo Álvarez)