Nacional

Miles de ex bananeros en manos de la Dole

* Mientras otros ganan juicios, ellos esperan una oferta de transnacional estadounidense

Más de tres mil campesinos, ex trabajadores de las fincas bananeras de Chinandega que se dicen afectados por el Nemagón, se encuentran en manos de la transnacional Dole Fruit Company, con la cual negocian un acuerdo de indemnización. Los campesinos, más de tres mil, que pertenecen a la Asociación de Trabajadores y Ex Trabajadores afectados por el Nemagón (Asotraexdan), permanecen día y noche en el campamento improvisado que ocupan desde mayo pasado en el parque “Pedro Joaquín Chamorro”, frente al edificio sede de la Asamblea Nacional.
Victorino Espinales, dirigente de esta agrupación campesina, confirmó que los ex trabajadores en ese plantón retiraron su participación de los juicios promovidos por bufetes de abogados con representaciones en Managua, Chinandega y Estados Unidos.
“No seguir de rehenes”
“Decidimos buscar una solución nosotros mismos y no seguir de rehenes de esos abogados que lo único que quieren es arrebatar el dinero que la gente pueda ganar en los juicios”, dijo Espinales.
Esta semana se conoció que seis campesinos de un grupo de 12 que fueron a juicio en Estados Unidos contra Dole y Dow Chemical, por supuestas afectaciones provocadas por el pesticida Nemagón, ganaron sendas sentencias que mandan a las compañías estadounidenses a indemnizar con hasta 3.3 millones de dólares a los campesinos que resultaron estériles por la exposición prolongada al químico, que se regaba por las noches en las plantaciones.
Aproximadamente ocho mil campesinos ex trabajadores, defendidos por abogados nicaragüenses y estadounidenses, libran batallas jurídicas en cortes de ambos países contra las mismas transnacionales a las que acusan de daños en la salud por exposición al Nemagón.
En malas manos están
Pero mientras miles depositan sus esperanzas en la justicia norteamericana, otros miles yacen en un plantón esperando una negociación con la transnacional Dole, misma compañía que apeló la sentencia en Estados Unidos y llamó “ciencia barata” a los estudios que demostraron el daño a los campesinos.
En Nicaragua, el vocero de Dole, Humberto Hurtado, repitió esta semana que la compañía no reconoce daños en perjuicios a ex trabajadores nicaragüenses de las plantaciones bananeras porque a su juicio “no hay pruebas científicas” que confirmen que los reclamantes hayan sido afectados en los plantíos. Espinales, por su parte, dijo que existen pláticas con los representantes de Dole en Nicaragua para llegar a un arreglo extrajudicial con los miles de ex trabajadores de su asociación.
“Tenemos firmado un acuerdo de entendimiento e intención, para buscar una arreglo extrajudicial sin la presencia de los abogados mafiosos”, dijo sin más explicaciones Espinales, quien restó importancia a la victoria judicial que seis de sus ex miembros obtuvieron en Estados Unidos.