Nacional

Escuela de León recibe alimentos en mal estado


LEÓN
Para la merienda de los estudiantes de educación primaria en la Escuela Especial del barrio de Sutiaba en León, el Ministerio de Educación Cultura y Deporte (Mined) entregó varios sacos de arroz, maíz, frijoles y cereal. Sin embargo, el maíz y el frijol distribuido la semana pasada se encuentra en estado de putrefacción.
“Hay que tener mayor cuidado en la distribución del producto, se encuentra en peligro la salud de nuestros estudiantes. Los padres de familia abrieron un saco de maíz para la elaboración de los alimentos, y se sorprendieron al ver los granos de maíz soplados y negros. Agradecemos la donación, pero pedimos a las autoridades que el producto sea revisado antes de ser distribuido a las escuelas”, aseguró la profesora Blanca Rosa Cruz Martínez, subdirectora de la Escuela de Educación Especial en León.
113 escuelas las reciben
Por su parte, Óscar García Canales, técnico departamental del Programa Integral de Nutrición Escolar en el Mined, destacó que 113 escuelas estatales de educación primaria en la cabecera departamental de León fueron beneficiadas con productos alimenticios que se destinan a la merienda escolar a través del componente de educación para todos, financiado por el Banco Mundial.
“La distribución de la merienda escolar se produjo en el período lluvioso en las últimas dos semanas de octubre, quizás algunos sacos de frijol y maíz estuvieron expuestos a la lluvia y al exceso de humedad, y por esa razón el producto presenta variaciones no aptas para el consumo humano”, refirió el funcionario del Mined quien confirmó que este mismo problema se registra en otras escuelas beneficiadas con productos destinados a la merienda escolar.
“Las escuelas que reporten el mismo problema vamos a visitarlas de inmediato para retirar el producto, pero no podemos reponérselos porque trabajamos con un inventario semestral”, señaló el funcionario del Mined.
La dirección de la Escuela Especial en León solicita a instituciones públicas y privadas recursos económicos para mejorar la atención integral de sus estudiantes. “Necesitamos restaurar la infraestructura del edificio, comprar alimentos, material didáctico, pupitres, y reemplazar el autobús que traslada a los niños y adolescentes con capacidades diferentes a sus viviendas”, dijo la profesora Cruz Martínez.
La escuela tiene treinta años de funcionamiento, brinda servicios para corregir la deficiencia auditiva e intelectual, habilidades prácticas y atención especial para no videntes. Tiene talleres de carpintería, cocina, costura, artesanía y huerto escolar. La Asamblea Nacional donó el año pasado 300 mil córdobas que fueron utilizados para la construcción de una tapia, reparación del techo de algunas áreas del edificio y reparación de inodoros.