Nacional

Tempestad hunde a cinco navíos de carga en el Mar Negro

* Ambientalistas hablan de gran catástrofe ecológica * En la tempestad chocan tres barcos

MOSCÚ / AFP
Una tempestad que azotó el Mar Negro el domingo hundió un petrolero ruso --que vertió al menos 1,300 toneladas de crudo-- y cuatro cargueros, tres de los cuales transportaban azufre, lo que hace temer una catástrofe ecológica, mientras se ignora la suerte de una parte de los tripulantes.
"En total, siete navíos tienen problemas en el Mar Negro a causa de esta tempestad", dijo a la AFP el número dos de la Agencia rusa de Vigilancia Medioambiental, Oleg Mitvol, calificando lo acontecido de "incidente ecológico serio".
Varias asociaciones medioambientales hablaron ya de "catástrofe ecológica", y advirtieron de que el crudo y el azufre podrían contaminar gravemente el mar y las costas.
"El barco-tanque 'Volga Neft', con unas 4,000 toneladas de crudo se partió en dos durante una tormenta en la parte sur de Puerto Kavkaz", declaró un portavoz del Ministerio ruso de Transportes.
Unas 1,300 toneladas de crudo del "Volgoneft 139" acabaron en el mar, en el Estrecho de Kerch, que separa Crimea de las costas rusas, agregó el portavoz.
Los 13 miembros de la tripulación, que se refugiaron en la popa del navío, fueron rescatados sanos y salvos, informó la célula de crisis abierta en Puerto Kavkaz, según la agencia Interfax.
"Es una gran catástrofe ecológica", y si el crudo acaba en el fondo del mar "será prácticamente imposible eliminarlo", afirmó Vladimir Sliviak, del movimiento ecologista ruso Ekozashtshita (Ecodefensa).
"Existe un gran riesgo de contaminación de la superficie del agua y de las costas", señaló por su parte Evgueni Shvarts, del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, según sus siglas en inglés).
Pésimas condiciones meteorológicas
Las malas condiciones meteorológicas no permiten intervenir, explicó Mitvol a la televisión, lo que incrementa “el riesgo de que la fuga de crudo continúe”. La tempestad provocó olas de cinco metros y vientos de 100 kilómetros por hora.
Las condiciones meteorológicas no dejan de degradarse, y se espera que el mal tiempo se prolongue los próximos tres días.
Otro petrolero ruso, el “Volgoneft 123”, sufrió una fisura en el casco, que provocó “un vertido insignificante” de crudo, dijo a la AFP un portavoz del ministerio ruso de Situaciones de Emergencia.
El carguero ruso “Volnogorsk”, que transportaba 2,400 toneladas de azufre, se hundió en Puerto Kavkaz, anunció la delegación regional de este ministerio. Los nueve tripulantes, que pudieron tomar uno de los botes salvavidas, salieron ilesos.
El navío de carga ruso “Kovel”, que también transportaba azufre, se hundió en el Estrecho de Kertch tras haber colisionado contra el “Volgonorsk” y el “Nakhitchevan”, otro barco de transporte con 11 tripulantes a bordo, también se hundió, dijo la célula de crisis de Puerto Kavkaz.
Tres marineros fueron rescatados por un remolcador ucraniano, mientras los ocho restantes seguían siendo buscados.
Un tercer carguero de bandera georgiana se hundió en Jersones (Crimea, Ucrania) con 5,600 toneladas de chatarra a bordo. Dos tripulantes fueron rescatados y se ignora la suerte de otros quince, según los servicios de rescate marítimos ucranianos.