Nacional

Se disputan el Hotel Barlovento


Lesber Quintero

SAN JUAN DEL SUR, RIVAS
El extinto hotel Barlovento, situado en las lomas que están en la entrada del municipio de San Juan del Sur, se convirtió en una víctima más del expansionismo de un inversionista, ya que este viernes la Policía de Rivas tuvo que intervenir en un tenso incidente que se dio cuando trabajadores del gerente del Pelican Eyes, Crhis Berry, trataron de apoderarse de media manzana que pertenece al antiguo hotel.
Los socios del antiguo hotel, entre ellos la sociedad Sovipe, procedieron a defender la propiedad, y aunque en un inició la Policía de San Juan del Sur apoyaba al inversionista extranjero, “al final la jefatura de Rivas al investigar y revisar los documentos, nos dio la razón y nos ayudó a ubicar los cercos que nos botaron los trabajadores Crhis Berry”, explicó Enrique Pereira, Presidente de Sovipe.
Según Pereira, la “invasión” de Berry inició el pasado miércoles, cuando procedió a quitar el cerco y rótulos que decían Hotel Barlovento, propiedad privada, y ubicó sin ninguna justificación un nuevo cerco para abarcar media manzana como parte de las propiedades del Pelican Eyes.
No obstante, el viernes por la mañana, los afectados buscaron el apoyo de la Policía de Rivas, a la que enseñaron documentos de la propiedad y demostraron a la vez que no habían vendido ni una milésima a Berry, por lo que la institución policial decidió al final apoyarlos y volvieron a instalar los cercos donde estaban originalmente.
De acuerdo a Pereira, Berry trató de apoderarse de la propiedad de manera violenta y fuertemente armado con hombres de una empresa de vigilancia que presta sus servicios a altos costos, “por lo que al parecer se quiere convertir en otro William Walker en Nicaragua, porque por ir extendiendo la propiedad sin ninguna base legal ha tenido problemas con varias familias de San Juan del Sur, tal es el caso de los Sandino, los Pellas, Pereira, los Canizarez y los Briceño, entre otros”.
Según Pereira, el hotel abrió sus puertas a finales de la década de los 50, y desde su inauguración se convirtió en un icono de San Juan del Sur y Nicaragua, “debido a que era uno de los mejores del país y porque su vista hacia el mar hizo que lo catalogaran como el Acapulco de Nicaragua”, expresó.
En la década de los 80 el hotel pasó a manos del Frente Sandinista, pero a raíz del triunfo de doña Violeta Barrios de Chamorro, la propiedad regresó a sus dueños, pero en estado deplorable, por lo que del hotel sólo quedó la fama. En la actualidad en el local sólo se rentan habitaciones, y según Pereira, los socios están analizando qué proyecto turístico es el más conveniente ejecutar.
EL NUEVO DIARIO trató de buscar la versión de Berry visitando el Hotel Pelican Eyes, pero una de las recepcionistas nos informó que no se encontraba y que no había ninguna otra persona que nos explicara el conflicto, y mucho menos abogados.